Crecen consultas y dudas por créditos hipotecarios

Secciones Especiales

Escribe Florencia Lendoiro

A una semana de haberse anunciado las características de las nuevas líneas de créditos hipotecarios que ofrecerán los bancos en todo el país, las entidades aseguran que sorprendió la cantidad de consultas que se recibieron y que se duplican día tras día. Se trata de inquilinos que, motivados por los avisos de que las cuotas de los préstamos serán similares a las de los alquileres que hoy pagan, se interesan por cumplir el sueño de la casa propia. Sin embargo, como en la mayoría de los bancos los préstamos aún no están activos, no hay contratos cerrados y los clientes se van con muchas dudas sobre sus posibilidades de tomar los préstamos.

Durante el transcurso de la semana pasada, las entidades publicitaron en medios gráficos y en televisión las tasas, los plazos y los detalles de los préstamos hipotecarios (ver aparte), que se flexibilizaron con el objetivo de hacer más accesible para la clase media una vivienda propia sin contar con ahorro previo. El Banco Central autorizó hace ya un par de semanas la operatoria de financiamiento total de créditos para viviendas de hasta 200.000 pesos y de 90 por ciento para los inmuebles con valor de hasta 300.000 pesos. Pero recién a partir de esta semana será masiva la oferta en las entidades al público.

El interés de quienes actualmente son inquilinos se basa en que el primer banco que detalló la nueva línea a implementar enfatizó el hecho de que la cuota sería muy similar a lo que se paga por alquiler y que los requisitos no serán tan estrictos como lo eran hasta ahora. La titular del Banco Nación, Gabriela Ciganotto, afirmó que «el inquilino debe saber que ni sus ingresos personales ni su antigüedad laboral serán variables determinantes para acceder a un crédito. Lo que se considerará será la relación del alquiler que paga respecto del monto del crédito».

Pero en el resto de los bancos, principalmente los privados, que contestan más de 100 consultas diarias, tratan de bajar un poco las expectativas. La equiparación de ambos montos (alquiler y cuota) será similar según el tipo de inmueble que se ocupe actualmente y el que se quiera comprar. Si se toma en cuenta que la mayoría de las entidades calcula una cuota cercana a 900 pesos para préstamos de 100.000 pesos, puede asegurarse que no se cumpliría. Por 900 pesos se alquila un departamento en Belgrano de tres ambientes que, por supuesto y dadas las fuertes subas en los precios que sufrieron los inmuebles en los últimos años, cuesta mucho más que 35.000 dólares. Incluso, duplicaría ese monto.

Cuando se consulta sobre la posibilidad de acceder a uno de los nuevos créditos, en las sucursales de los 13 bancos que anunciaron líneas se obtienen respuestas similares (aun cuando los créditos no estén vigentes).

Deben presentarse los últimos ocho recibos de alquiler. Pero también se pedirá el recibo de sueldo del potencial tomador del crédito como un dato accesorio para evaluar el nivel de ingresos. Si se trata de un empleado en negro (la mitad de los trabajadores del país está en esta situación), va a poder certificar su capacidad de pago con los últimos tres recibos sin deudas de teléfono (tanto fijo como celular), servicios (gas, agua), cuota de medicina prepaga, de colegios o universidades y hasta algún otro ticket como de tarjetas de crédito o incluso de compra de ropa o gastos de supermercado.

En las entidades en las que todavía no toman los pedidos pero ya están decididas las ofertas de crédito, están preparados folletos para entregar a los interesados que quieran ir sacando cálculos. También puede encontrarse información en las páginas de Internet de cada banco o haciendo consultas por teléfono a los 0-800 con los que cuentan casi todas las entidades.

En el banco Macro Bansud, por ejemplo, sólo en el primer día las consultas que llegaron al call center fueron 600 y estuvieron repartidas entre interesados y clientes de todas las sucursales.

Desde las asociaciones de consumidores aseguran que las consultas se centran en gran medida en que cada inquilino presenta su situación particular. Muchos preguntan si por estar en el Veraz (es decir, por tener deudas impagas o por no haber sido actualizados sus datos para darlos de alta) pueden acceder a los créditos nuevos. Otros si pueden sumar a los recibos de pago de alquiler los recibos de sueldo de dos personas para acceder a mayores montos de crédito. Y muchos consultan si hay límites de edad para ser tomadores de préstamos ya que se trata de líneas de muy largo plazo (de hasta 30 años) y dudan de que a un jubilado de 65 años los bancos decidan financiarle una vivienda de 150.000 pesos.

En algunas sucursales todavía no están terminados de diseñar los programas que calculan todas las variables de los créditos en las computadoras. Por eso pueden dar detalles de las características de las líneas a las que podría acceder cada persona pero no darlos sobre los montos de las cuotas.

Dejá tu comentario