Deciden la reapertura de la Terminal 6 de Puerto Nuevo

Secciones Especiales

Escribe Richard Leslie Ramsay
El Decreto 805/2005, firmado por el presidente Néstor Kirchner, habilitó al Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios para que, por intermedio de la Secretaría de Transporte, Administración General de Puertos llame a licitación pública nacional e internacional para la concesión de la Terminal 6 de Puerto Nuevo, Buenos Aires.
Como se recordará, esta terminal había sido concesionada a la empresa Intefema, la que, luego de diversos altos y bajos, finalizó quebrando. Ocho años transcurrieron desde entonces sin que se cumpliera con un nuevo llamado a licitación, tal como lo fijó un decreto firmado por el entonces presidente Carlos Menem, a pesar del permanente reclamo de los trabajadores que sufrieron el flagelo de la desocupación, motivado por el cierre de esta empresa.
Esta vez, la sensibilidad del Presidente ante la insistencia del sector laboral, motorizó la decisión de reapertura de la Terminal 6, anunciando la convocatoria a la licitación durante un acto llevado a cabo en la Casa de Gobierno, a la que asistieron sectores vinculados a la actividad portuaria.
Un hecho que llamó la atención de los observadores fue la movilización llevada a cabo por sindicalistas de la Administración General de Puertos, que se oponen a una nueva licitación que permita la adjudicación a una empresa privada, lo que posibilitaría la reubicación de casi dos centenares de trabajadores, además de la cantidad de mano de obra indirecta que genera naturalmente una nueva unidad de negocios. Por ello, llama poderosamente la atención que un sector laboral se oponga a la reapertura de una nueva fuente de trabajo, en momentos en que el país está sufriendo una crisis de necesidad de fuentes laborales.
Algunos analistas interpretan el movimiento obrero como una forma de trabar el llamado a licitación alentada desde otras terminales portuarias
que no están de acuerdo con la potencial competencia que podría generar esta reactivada terminal.
 Venta de pliegos
Por ello, de no mediar signos de debilidad de parte de las autoridades de aplicación que interrumpan el proceso licitatorio, en los próximos días se conocería la fecha de la venta de los pliegos y la apertura de sobres se llevaría a cabo en 60 días, estimándose que, de no mediar impugnaciones, el traspaso a los adjudicatarios se estaría concretando para fin de año o el primer trimestre del año que viene.
Los actuales concesionarios de las terminales del puerto de Buenos Aires (1, 2, 3, 4 y 5) y Exolgan de Dock Sud quedarían expresamente invalidadas de participar en la licitación, ya que así lo establecería el pliego de condiciones. Una de las cláusulas no negociables existente en el pliego es la contratación bajo relación de dependencia de aproximadamente dos centenares de trabajadores, reconociéndoles la antigüedad y sueldos mínimos de $ 1.200.

Dejá tu comentario