Distorsión pública

Secciones Especiales

Quienes pasen caminando en estos días por la puerta del Centro Cultural Rojas se verán enfrentados a la sensación desconcertante que produce el último trabajo de Mauro Giaconi. Emplazado directamente en la vereda, alrededor de la columna de alumbrado público, se encuentra la estructura del nuevo espacio expositivo que la institución inauguró recientemente. Mientras continúa la construcción de las nuevas salas de exposiciones para artes visuales, el Rojas, con su equipo de primera línea especializado en la materia, lejos de cruzarse de brazos, lanza un programa de exposiciones en la vía pública que presenta obras diseñadas por los artistas para permanecer expuestas en un poste de luz. Partiendo de una experiencia desarrollada originalmente en Brasil, la Galería del Poste está coordinada aquí por la artista Lucrecia Urbano y por la curadora Eva Grinstein, y hasta el 10 de setiembre exhiben «Estacionamiento». Giaconi utiliza el poste de luz en uno de sus usos más cotidianos, como lugar en donde atar nuestra bicicleta, pero con un giro insólito: mostrar la misma bicicleta enroscada violentamente alrededor del poste en una situación forzada y sin sentido. Como apunta el mismo artista: «Me interesa intervenir en la funcionalidad de los objetos cotidianos, en su utilidad, en su morfología, para que a partir de pequeñas modificaciones se puedan sugerir realidades diferentes». El formato particular de esta galería exige a los artistas planteos originales y desconocidos, así Martín Bonadeo, otro de los artistas invitados a participar este año de la propuesta, investiga actualmente cómo desplazar una bandada de palomas hasta su inmensa escultura en forma de choclo, que no solamente deberá adaptarse a la forma del poste sino también a la lluvia, al sol y a todos los públicos posibles que caminen por la avenida Corrientes.

Dejá tu comentario