Entre parques y bosques naturales

Secciones Especiales

Shanti, que en la India significa paz, es el nombre de una señorial casona de estilo rústico, con una arquitectura basada en piedra, madera, ladrillos a la vista y detalles en hierro, ubicada en el valle de Punilla. Casa Shanti se encuentra a 1.250 m sobre el nivel del mar, al pie de las Sierras Chicas entre Villa Giardino y La Cumbre, en medio de un imponente paisaje campestre y rodeada de más de tres hectáreas de parques y bosques naturales.
La casona está compuesta por una gran recepción que distribuye hacia los otros lugares de la vivienda y las escaleras que comunican con las suites del primer piso.
Su living cuenta con dos chimeneas, nutridas bibliotecas, sillones y enormes ventanales hacia el poniente para poder apreciar el atardecer. Si está nublado o llueve, una pantalla de plasma 42" con home theatre permite disfrutar el servicio de Direct TV. También hay una videoteca con más de 500 títulos.

POR DENTRO Y POR FUERA

El salón comedor, con su hogar a leña, la barra de bebidas y sus maravillosas vistas hacia la plantación de lavandas, es otro de los lugares placenteros de la casa, para desayunar frente al fuego o bien, en verano, pedir la comida en una de las mesas de la terraza techada. En el último piso, una enorme terraza, con mirador y vista en 360°, invita a la contemplación del fascinante paisaje que rodea toda la casa.
Todas las suites son espaciosas, con profusión de luz y aire que llega a través de las grandes ventanas. Las de planta baja tienen terrazas equipadas con mesa y reposeras. A través de ellas se puede acceder al parque y a la pileta o bien volver a la habitación sin pasar por la casa. Las suites del primer piso cuentan con un gran balcón-terraza. Todas están equipadas con calefacción por tiro balanceado y, en las más grandes, split frío/calor más hogar a leña o salamandra.
Al ingresar, una recepción con un cómodo sofá (o tercera cama) antecede al dormitorio que cuenta con sommier king size, en el caso de las matrimoniales o anchas camas de una plaza en las individuales. Amplios baños con hidromasaje (doble, en algunas) y vestidor.
Casi cuatro hectáreas de frondoso parque invitan a recorrerlo, entre añosos árboles, plantas y flores de diversas especies, acompañado por el canto de una enorme variedad de pájaros originarios de la zona y con el maravilloso espectáculo de las Sierras Chicas como telón de fondo a todo este paisaje. A esto se agrega una nutrida huerta orgánica y una pequeña plantación de lavandas, cercanas a la casa principal. Estanques, lomas, puentes y plazoletas, integrados de manera orgánica al paisaje, invitan al paseo, a la meditación y al descanso.

Dejá tu comentario