Entre Buarque y Homero Manzi

Secciones Especiales

En Casualmente, Hernán Lucero toma canciones nacidas desde las entrañas del rock and roll y algún ritmo criollo inspirado por el galope del caballo de los paisanos para lograr un disco diverso. En su séptimo trabajo, el artista, considerado uno de los referentes de la nueva generación de tango, cruza el abrazo milonguero al compás de la orquesta típica y la tradición sinfónica clásica. Un material tan de Conurbano como de morro y adoquín. “El tango es una enorme y bella diversidad que habla de lo que somos”, afirma Lucero. Así, Lucero toma un grupo de canciones de compositores afamados como Chico Buarque (en la canción que da nombre al disco) y Fito Páez (“Carabelas de la nada”) y en compañía de artistas de gran personalidad como Franco Luciani y Mariana Bianchini, respectivamente, logró imponer un color tan propio que imanta. Lo mismo que obtiene con “De barro” y “Huella de Santa Rosa”, ya en su terreno habitual.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario