La crueldad liberada

Secciones Especiales

Al escritor argentino Martín Sancia Kawamichi lo anteceden dos grandes novelas, “Hotaru” y “Shunga”, además del libro de cuentos “Este pálido mundo mío” y una decena de originales libros infantiles y juveniles. En “Sugøkusë” (Evaristo Editorial) la violencia vuelve aparecer aunque lo japonés ya no y ahora ese componente exótico se transforma en algo nórdico que se funde con lo porteño.

La trama gira en torno a una tatuadora que atenderá en su local a un personaje misterioso, que le cuenta historias cada vez más inverosímiles y que se presenta capítulo tras capítulo con varias mujeres para tatuarlas. Allí la violencia flota, invisible, pero palpable. ¿Qué esconde detrás de esas mentiras?

Cautivadoramente escrita, “Sugøkusë” es oscura, cruel y llena de personajes enfermos, violentos, psicópatas. Habla de amor, pero no lo hay, solo existe un destilado de vileza y maldad que se disfraza de amor y mil historias dentro de la novela que desarrollan la desesperación que llega cuando se acaba la farsa del sentimiento. Una novela que sorprende en cada frase, que descoloca, que nunca es lo que se espera, que cambia al lector la forma de leer.

Sancia Kawamichi demuestra otra vez porqué es una de las mayores revelaciones de la escena literaria actual.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario