La esencia de lo cotidiano como bandera

Secciones Especiales

En “Zodíaco y político”, Hojas Secas abre el abanico musical antes exhibido para lograr un material con el sonido de la calle. Una evolución sonora que, no por llevarlos a la esquina, los desvía del contenido pop. Con la esencia como bandera, surge lo político como conciencia natural sin descuidar el sentido bailable. “Bajando de clase social nos quedamos mirando el recital y en ese momento que necesitamos pinta la devaluación”, canta Lucas Jaubet en “Hasta las manos”, tema que abre un disco de rock visceral, con la guitarra en modo diálogo, el machaque como acelerado y una voz que surfea, clara, en el riachuelo. En un recorrido que incluye el lenguaje de la esquina (entre la jornada laboral, lo fiado, la canasta básica y la necesidad de no vivir oprimidos) y la fuerza esdrújula de lo emocional (“clarísimo”, “riquísimo”, “complicadísimo”) la banda atraviesa el puente social y temporal para acercarse, o alejarse (cuestión de perspectiva) de un camino que el rock and roll creía perdido.

B. L.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario