La Colombia de Pekerman sacó pasaje a octavos y dejó a Senegal con las manos vacías

Secciones Especiales



Colombia derrotó por 1-0 a Senegal para clasificó a octavos de final del Mundial de Rusia como ganadora del Grupo H y ahora enfrentará a Inglaterra en octavos.



El defensor central Yerry Mina, del Barcelona y como lo hiciera ante Polonia, se vistió de héroe al anotar de cabeza a los 74 minutos, un gol que sentenció la eliminación de los leones africanos.

Colombia terminó en la punta de la llave con 6 unidades y se cruzará en los octavos con el segundo del Grupo G, Inglaterra.

Japón, que se medía con Polonia en Volgogrado, cayó 1-0, pero se quedó con el segundo cupo de la llave, empatado en 4 puntos con Senegal e igual diferencia de goles (0), por lo que el criterio de menos cartulinas amarillas (4 contra 6) decidió su permanencia en Rusia.

Los "Samuráis Azules" chocarán en la siguiente fase con Bélgica, primero del Grupo G.

Como previeron José Pekerman y Cisse, los 90 minutos se disputaron en medio de un clima de tensión evidente por lo que estaba en juego, con cada pelota disputándose con el alma.

En medio de esa atmósfera de nervios, Colombia fue la que avisó primero con un tiro libre de Juan Fernando Quintero a los 12 minutos que el arquero Khadim Ndiaye desvió al tiro de esquina.

Pero Senegal no se quedó atrás y respondió con una internada de Sadio Mané en el área grande, pero el crack del Liverpool cayó ante el corte deslizante de Dávinson Sánchez cuando intentaba taponarle el remate.

El árbitro serbio Milorad Mazic sancionó la acción como pena máxima, a los 16 minutos, pero la protesta de los colombianos obligó al central a revisar la jugada con el videoarbitraje.

¿Resultado? No hubo penal: primero fue el contacto del zaguero de los "Spurs" con la pelota y luego la caída de Mané ante la barrida del central. Colombia respiraba aliviada.

Pero a esa acción sobrevino otra preocupación para los cafeteros. James Rodríguez pedía el cambio a los 30 minutos tirado en el campo.

El astro del Bayern Múnich se fue lesionado, y aunque aparentemente caminaba bien, pero de forma lenta, la molestia podría haber sido en el gemelo izquierdo, una dolencia que lo tuvo a maltraer durante el Mundial.

Senegal terminó mejor la primera mitad, con presión alta sobre Colombia, generando espacios y poniendo en riesgo a David Ospina.

El 0-0 era un buen negocio para los leones senegaleses pues se metían a los octavos, mientras los cafeteros saltaron para la segunda mitad como iniciaron el partido: eliminados del Mundial.

Repuntó Senegal en el comienzo de la segunda parte, pero le costaba sellar el partido y la serie, y sólo podía estar cerca del desequilibrio cuando la pelota pasaba por los pies de Mané.

Colombia seguía al acecho pero sin real peligro, y lo mejor que le podía pasar a esa altura del partido era el 1-0 de Polonia sobre Japón a los 59 minutos.

Ese marcador y el que se daba en su encuentro metía a los de Pekerman en los octavos como segundos de la llave, detrás de Senegal.

Pero Colombia apuró y logró el gol con Yerry Mina, un cabezazo a los 74 minutos tras un córner de Quintero, que el central del Barça lo luchó a fuerza y pulmón para imponerse.

Fin de la historia: Colombia por segunda ocasión consecutiva se mete a los octavos como ganadora de su llave, pero la felicidad no es completa por la lesión de James.

Dejá tu comentario