''La cosmética es pura belleza, no fantasía''

Secciones Especiales

Periodista: ¿Cuál es la relación entre el turismo y la cosmética?Claudia Baritello: Notamos muchísimo que cuando los turistas están -ya sea porque llega un barco o Brasil tiene un feriado-, evidentemente consumen y vemos las cifras en ascenso. El turista brasileño compra fundamentalmente las líneas de cosmética que no tienen todavía en su país, y fragancias. También estamos atendiendo a muchos franceses e italianos. Eso nos llama la atención porque Francia e Italia son la cuna de la cosmética.

P.:
Entonces, ¿por qué cree que los franceses e italianos deciden comprar aquí?
C.B.: Por lo que percibimos, les atrae el servicio esmerado que tiene el argentino. Estar preparados para atender bien a nuestro público local, dando asesoramiento, nos sirve para atender bien también al turista. Ellos vienen de consumir en lugares en los que en este rubro están más avanzados que nosotros. Pero lo que noto es que les estamos dando una calidez y una dedicación que a lo mejor ellos no están teniendo en sus países.

TENDENCIAS

P.:
¿Hay alguna tendencia marcada en moda en lo que es cosméticos?
C.B.: Absolutamente, en cada temporada, igual que la ropa. El color y el maquillaje tienen cada año un lanzamiento de acuerdo con la tendencia de la moda. En lo que es tratamiento no, porque ahí lo que van evolucionando son las distintas investigaciones. En la cosmética la evolución está dada por los diferentes conceptos que se van estudiando y perfeccionando. Si la ropa de los grandes modistos viene en colores rosa pastel, obviamente el maquillaje tiene que acompañar esa tendencia. En este momento se están lanzando tres looks por año: otoño-invierno, primavera-verano y verano, que es para cuando la gente vuelve de sus vacaciones con un bronceado.

P.:
¿Qué porcentaje de hombres y mujeres consumen los productos?
C.B.: En la Argentina es un tema y afuera es otro. En nuestro país el consumo de la mujer en cuanto a lo que es cosmética es altísimo, 80%, y en los hombres llega a 20%. Al argentino le falta todavía un poco el atrevimiento y envía a comprar a la esposa o usa su producto. Pero ya se están jugando un poco más. En cambio, en Francia me llamaba la atención entrar en un Lafayette por la mañana y ver a señores ejecutivos con su maletín sentados en un beauty de una línea poniéndose una máscara relajante antes de entrar a su oficina. Para ellos es muy normal. Para nosotros todavía no. Hay una actitud en el argentino con respecto a esto que hoy está cediendo. A mí me encanta atender a hombres, porque los veo que están ávidos y no se atreven. Creo que hay inseguridad en algunas cosas en el hombre argentino, y con la cosmética ni hablar. Es una pena, porque se están perdiendo algo bonito.

P.:
¿Hay alguna línea esencial que buscan los hombres?
C.B.: En cuanto a tratamiento se inclinan por las líneas que tienen productos para hombres, que son pocas, pero se sienten más tranquilos al pedirlas. En cuanto a fragancias también están tomando conciencia de que uno no puede usar una fragancia todo el tiempo. Una ya lo tiene más claro. Dudo que haya una mujer que en su tocador no tenga hoy cinco fragancias. Un buen aroma estimula en positivo los sentidos. Un buen aroma te lleva a la fantasía. Un buen aroma te lleva en general a algo bonito que pasó en tu vida. Está estudiado. Se hicieron testeos en EE.UU. de que una de cada 10 mil personas recuerda algo feo, el resto te lleva a algo bonito. Y no pasa por edades, no pasa por sexo, no pasa por nada, la fragancia realmente es un mundo maravilloso.

Dejá tu comentario