26 de junio 2008 - 00:00

La crisis mundial del petróleo sólo se explica por la tensión política

La crisis mundial  del petróleo  sólo se explica  por la tensión política
El presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el ministro argelino de energía Shakib Khelil, sostuvo que el «precio del petróleo no bajará». 
«La Organización de Países Exportadores de Petróleo ya hizo lo que podía», agregó el responsable del grupo en Bruselas, antes de comenzar una reunión con los representantes de la Unión Europea (UE), en la cual los mercados habían centrado sus expectativas de que se decidiera una mayor producción.
Khelil reiteró que los precios del petróleo «no van a bajar» y que la OPEP ya hizo cuanto pudo. El petróleo de referencia de la OPEP cotizó durante la semana por encima de los 130 dólares en varias oportunidades. Las nuevas alzas tuvieron lugar incluso tras el anuncio de Arabia Saudita de que aumentaría su nivel de producción hasta los 9,7 millones de barriles diarios, el nivel más alto en treinta años, y que lo seguiría elevando si es necesario. El mensaje, lanzado el sábado último durante una reunión entre productores y consumidores en la ciudad saudí de Jedda pretendía tranquilizar a un mercado alarmado por imparable tendencia alcista de los precios del petróleo, aunque no lo logró. En cambio, la OPEP y Arabia Saudita, el mayor productor mundial, consideran que la actual situación no se debe a una escasez de crudo en circulación sino a la especulación en los mercados de futuros y a la debilidad del dólar.
El secretario general de la OPEP, el libio Abdalá el Badri, respaldó esa posición: «No queremos aumentar la producción», puesto que «no hay penuria (de crudo)», sostuvo.
La situación de los precios de crudo es «sumamente preocupante para todo el mundo», tanto productores como consumidores, comentó por su lado el ministro francés de Energía, Jean Louis Borloo, cuyo país asumirá la presidencia semestral de la UE a partir del 1 de julio.
«No hay de un lado productores y del otro consumidores. Estamos en un período en el que hay que alcanzar absolutamente un pacto energético mundial porque nuestros intereses están claramente vinculados», añadió Piebalgs.

TensiOn polItica

El ministro argelino de Energía y presidente de la OPEP, Chakib Khelil, insistió en que no ve necesario un aumento de la producción de crudo porque el mercado está suficientemente abastecido y atribuyó el alza de precios a la crisis financiera, las tensiones geopolíticas y la especulación.
En este sentido, Khelil alertó de que los precios seguirán subiendo si aumenta la tensión de la comunidad internacional con Irán por el programa nuclear que está desarrollando la república islámica.
El presidente de la OPEP insistió en que el mercado «está bien abastecido» de petróleo y subrayó que hay una «situación de equilibrio entre oferta y demanda» e incluso una mayor cobertura que el año pasado. A su juicio, el incremento de los precios no se debe a una falta de oferta sino a la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos, a la especulación y al empeoramiento de la situación geopolítica.
Al ser preguntado por cuál cree que será la evolución de los precios del petróleo durante el verano y durante lo que queda del año, Khelil señaló que la clave está en la evolución del dólar y de la situación geopolítica, especialmente en Irán. «El mercado está esperando a ver cómo evoluciona el dólar en julio y cómo evoluciona la situación geopolítica, con las amenazas hechas a Irán», dijo.
«Si hay amenazas sobre zonas productoras o potencialmente productoras, está claro que el mercado reaccionará», agregó.
El presidente de la OPEP insistió en que los países productores no pueden hacer nada para resolver los problemas relacionados con las tensiones internacionales o con los mercados financieros. Y afirmó que ya se están llevando a cabo las inversiones necesarias para aumentar la capacidad de refinado, algo que fue confirmado por el comisario de Energía.
Por su parte, el ministro francés de Medio Ambiente reclamó un «pacto internacional energético» que reúna a países productores, consumidores y al resto de partes interesadas. Si no se avanza en esta dirección, se entrará «en zonas de gran peligro para algunos territorios, poblaciones e intereses geopolíticos».
El precio del petróleo se disparó durante toda la semana y uno de los factores que más ha tenido que ver con la subida son los rumores que circulan entre los operadores sobre un posible ataque a una central nuclear iraní, según informó «Bloomberg» citando a la analista Marie-Carolline Messager, de la firma londinense Newedge.
No obstante, el petróleo no retrocede pese a que fuentes iraníes han negado que se hubiera producido ningún ataque, mientras que autoridades estadounidenses e israelíes no tienen constancia del hecho.
Lo que sí es cierto es que la tensión geopolítica con Irán se está incrementando en los últimos días, un factor que no beneficia para nada al oro negro. Según «The Wall Street Journal», citando un informe de las autoridades militares estadounidenses, Irán continúa suministrando armas a militares chiitas iraquíes, y describe al país de los ayatollahs como "la mayor amenaza a largo plazo para la seguridad de Irak".
Además, según reportó, citando fuentes militares estadounidenses, que el ejército israelí está preparando grandes maniobras militares en el mediterráneo y ha movilizado más de cien cazas de combate, en lo que podría ser la preparación de un potencial ataque contra instalaciones nucleares iraníes.

Dejá tu comentario