23 de marzo 2007 - 00:00

La Patagonia también es destino en Semana Santa

Río Negro ofrece desde relajantes paseos hasta intensos deportes náuticos, desde famosas playas a restoranes que ofrecen grandes platosinternacionales y las mejores delikatessen.
Río Negro ofrece desde relajantes paseos hasta intensos deportes náuticos, desde famosas playas a restoranes que ofrecen grandes platos internacionales y las mejores delikatessen.
Escribe Hugo Morales

Río Negro - Desde la costa atlántica a las montañas de la Cordillera, Río Negro ofrece una inconmensurable diversidad de paisajes y actividades reconocidos a nivel internacional, que se pueden disfrutar de un modo distinto en las cuatro estaciones. Es acaso por eso que los turistas que han estado en verano vuelven a visitarla en invierno. O, ahora, en otoño, porque les han comentado, o ya han disfrutado de la indescriptible policromía de paisajes, de las placenteras actividades que allí se pueden realizar.
En Semana Santa la provincia se pone aun más de fiesta, visitantes de todo el país y de los más variados orígenes internacionales suelen pasearse de la montaña al mar, de los valles fértiles a la árida meseta, en andanzas de un constante deslumbramiento.
Se proclama, y con acierto, que Río Negro es ese fascinante portal de la Patagonia que va de Viedma, su capital, sobre el océano Atlántico, a San Carlos de Bariloche, mundialmente famosa ciudad, en el corazón de los Andes patagónicos, que es la nave insignia de nuestro turismo.

El gran abanico
Tanto los visitantes como los residentes suelen declarar que «Río Negro todo lo hace posible, es un inmenso abanico de posibilidades». Invita tanto al reparador descanso -no exento de actividades culturales y purificadoras caminatas- como a vivir deportivamente o a gozar de los mayores placeres gourmet. En su territorio se erigen altas montañas, valles, llanos, mesetas, ríos, lagos, playas y bosques gigantescos, marco natural que ha dado origen a áreas naturales protegidas, como el Parque Nacional Nahuel Huapi. A su vez, en la zona de los valles, las propuestas de sitios naturales y culturales para conocer son tan numerosas que imponen repetir las visitas. Hay una amplia variedad de establecimientos de agroturismo que se proponen como una excelente oportunidad para disfrutar del aire libre. Además, el turismo religioso y los vestigios paleontológicos permiten descubrir facetas contrastantes, ligadas con la tradición e historia del lugar.

Playas
Al este de la provincia se encuentran las playas acantiladas de San Antonio Oeste, una ciudad tradicionalmente portuaria, y Las Grutas, el balneario más importante de la Patagonia, con aguas tibias y transparentes que bañan el golfo San Matías. En sus proximidades predomina un vasto litoral conformado por tranquilas y agrestes playas, entre las que se destacan Piedras Coloradas y El cañón de las ostras.
La pesca y los deportes náuticos, como el windsurf, el buceo y el snorkel, son grandes imanes naturales con los que el litoral costero rionegrino atrae a deportistas de todo el mundo.

Las playas imperdibles
 En San Antonio Oeste: Mar Grande y Punta Verde (playas extensas y agrestes), el muelle pesquero, el circuito histórico.
 En Las Grutas: La Rinconada y El Sótano-Cañadón de la Costa (para amantes de la pesca), la playa de Piedras Coloradas, El Buque (formación rocosa con grutas de mejillones y pulpos).
 Desde Viedma, y en el inicio del Camino de la Costa, se encuentra el balneario El Cóndor, que se caracteriza por amplias playas de arena y por contar en su entorno con la colonia de loros barranqueros más importante del mundo. A lo largo del recorrido encontramos una sucesión de playas que incluyen al balneario La Lobería y a la reserva faunística Punta Bermeja, la más importante de la costa patagónica.
En el otro extremo, Sierra Grande, Playas Doradas ofrece al visitante tranquilidad y a la vez, aventura. Buceo, parapente, escalada, rappel, caminatas y mountain bike, sólo posible combinando la playa y las sierras.

Zonas sport
Deportes náuticos: los lugares más reconocidos para actividades náuticas (surf, canotaje, yachting, windsurf) son los lagos, lagunas y ríos de montaña de Bariloche y El Bolsón, Choele Choel y el río Limay. Por otro lado, se realiza en el río Negro la «regata más larga del mundo», una competencia de kayaks que une Neuquén con Viedma. Para rafting, son ideales el Limay y el Manso.
Buceo: el lugar ideal es Las Grutas. También se practica en Playas Doradas, balneario cerca de Sierra Grande.
Pesca: la provincia posee un corredor pesquero de 1.000 kilómetros que va desde los deshielos de montaña hasta el mar. Los pejerreyes más grandes del mundo se encuentran en este territorio, pero la variedad de especies es tan rica que abarca desde la trucha al salmón, la carpa o la perca, pasando por la corvina, la pescadilla, el lenguado, el abadejo, y hasta es posible obtener tiburones y cazones.
Las modalidades más comunes de pesca son con mosca, spinning y trolling.
La caza deportiva está regulada por ley, con temporadas y especies preestablecidas por esa norma.
Trekking, rappel, campamentismo, cabalgatas, parapente, safaris fotográficos completan la oferta para los aventureros en toda la provincia.

Zona gourmet
La costa atlántica de la provincia de Río Negro es de extensas playas de arena fina y aguas cálidas. Tesoro de excelentes salmones, merluzas, pejerreyes, lenguados, langostinos, mejillones, almejas rosadas del golfo San Matías, pulpitos patagónicos, ostras, vieiras y calamares. Estos productos se pueden degustar en establecimientos a lo largo de la costa y preparados de modos simples, en conservas y escabeches, así como preparaciones más complejas que satisfarán hasta el más estricto paladar.
Finalmente, la Región Sur, con la producción de los mejores corderos patagónicos y todos sus derivados gastronómicos, hacen al deleite de cualquier comensal.

Dejá tu comentario