Nuestra diversidad nos hace ser un mundo en un país

Secciones Especiales

Zulu, afrikaans, xhosa, sotho, venda, tswana, tsonha, pedi, shanghaan, ndebele e inglés son sus once idiomas oficiales. En su tierra nacieron cuatro premios Nobel de la Paz (Nelson Mandela, F.W. De Klerk, Albert Luthuli y Desmond Tutu), dos de Literatura (Nadine Gordimer y J.M. Coetzee), además de uno de Psicología y Medicina (Max Theiler). Y en esa lista, se puede encontrar hasta un premio Oscar, el de Charlize Theron como mejor actriz por «Monster» y algunos Grammy. Esa es Sudáfrica, la que recibe a muchos turistas de Europa y Estados Unidos, además de países limítrofes como Namibia y Zimbabwe, «pero para el que Latinoamérica aún es un mercado muy pequeño, que se espera incrementar a medida que se acerque el Mundial de Fútbol 2010», según asegura Peter Goosen, embajador sudafricano en la Argentina. Este diplomático de carrera (trabajó para el Ministerio de Relaciones Exteriores en Sudáfrica) pasó por Londres, Washington y Ginebra, antes de llegar a Buenos Aires.
«A mí me gusta conocer el país en el que estoy, pero a veces sucede que es muy grande y me parece que no voy a llegar a ir a todos los lugares que quiero.» En este año y medio conoció El Calafate,
Ushuaia, Bariloche y Mendoza
, y su próximo gran paso es hacia Iguazú. Esos viajes le sirvieron para trazar un paralelismo entre la Argentina y Sudáfrica. «Se puede encontrar casi todo lo que se está buscando», comenta en un párrafo de esta entrevista, en la que se refirió a los atractivos que su país tiene para el turismo.

Periodista: ¿Cuál es la importancia del turismo para Sudáfrica?
Peter Goosen: En Sudáfrica tenemos uno de los sectores de turismo más avanzados del mundo, por el enfoque que tienen las autoridades y cómo se trabaja en conjunto. Hay muchas cosas que surgen a partir del turismo, como la creación de infraestructura, que beneficia tanto a los habitantes como a los visitantes. Por eso es que consideramos al turismo extremadamente importante, además de que este sector ha generado un crecimiento de 14 por ciento anual en los últimos diez años.
Como ejemplo de la integración que existe en los distintos actores que intervienen en el fomento del turismo, puedo mencionar que recién se acaba de terminar en Sudáfrica lo que se llama el Indava (que significa «conversación»). Es un gran evento en el que se reúne toda la gente relacionada con el turismo. El objetivo principal es que la industria se comunique con las autoridades y sirve para que los operadores turísticos muestren sus productos. El turismo no se ve sólo como turismo sino como un socio estratégico. Para eso tenemos en cuenta que por cada seis turistas que entran se crea un trabajo. Es considerado algo importante, porque da resultados importantes.

MUY PARECIDOS
P.: ¿Cuáles son específicamente esos productos que tienen para mostrar los operadores?
P.G.: Esa es una pregunta muy difícil de responder, porque Sudáfrica es muy parecida a la Argentina en que se puede encontrar casi todo lo que se está buscando. Desde desiertos hasta lugares semitropicales, pasando por altas montañas y zonas para hacer avistaje de animales salvajes. Los turistas tienen la oportunidad de vivir un montón de experiencias diferentes. La frase que utilizan las autoridades de turismo de Sudáfrica es «el mundo en un país», justamente por esto de la diversidad. Así que para contestar esta pregunta tendría que dar una larga lista de lugares. Una de las primeras cosas que piensa la gente al venir a Africa es en los animales. Y Sudáfrica ofrece una gran cantidad de variantes para ver animales silvestres.

P.: ¿Podría citar algunos como ejemplo?
P.G.: El Parque Kruger, que es más grande que los Países Bajos. Hace más de cien años que existe. Los sudafricanos están muy orgullosos de este lugar porque se ha preservado como zona natural casi desde el momento en que nació el país. Hay muchos de estos parques nacionales. Hay otras reservas que son privadas. La idea de nuestros parques no es ver a los animales desde un auto sino que se lleva a los visitantes hasta donde están. Se busca salir y caminar entre los animales. Después hay otros parques donde se va en vehículos con gente de seguridad armada para cuidar. La imagen que tiene uno de Africa es de ir a conocer la vida salvaje, y, en ese sentido, Sudáfrica ofrece un montón de estas posibilidades. Poder experimentar la vida salvaje es impresionante. No creo que una sola persona pueda vivir todas esas experiencias.

P.: ¿Y qué otros sitios usted recomendaría visitar?
P.G.: También tenemos una zona tropical con playas con palmeras. En la costa oeste hay aguas cálidas y allí es donde están las playas más espectaculares. Se puede hacer cualquier tipo de deporte acuático, como buceo. También es factible esquiar en las zonas de montañas. Hay otras cosas interesantes, como la industria vitivinícola en la zona cercana a Ciudad del Cabo, donde hay una ruta del vino organizada. Se va pasando de estado en estado degustando los vinos. Ciudad del Cabo es uno de los lugares más hermosos del mundo. No lo digo porque yo sea sudafricano, sino porque lo es. Uno de los espectáculos más impresionantes de la ciudad es la Table Mountain (montaña mesa) que se llama así porque realmente parece una mesa. Las nubes cubren la cima y parece que tuviese un mantel.

P.: ¿Tienen un público para cada una de estas áreas turísticas?
P.G.: En Sudáfrica no consideramos al turismo solamente como eso, sino que nos enfocamos en pensar que hay diferentes tipos de visitantes: la gente que va de vacaciones, los mochileros, las personas que van a hoteles de alta categoría. Dentro de ese espectro también hay turismo por negocios. Se trata de las personas que van por un par de días o por un fin de semana y para ellos también hay programas para que puedan disfrutar. A todo esto hay que agregarle lo que se denomina el turismo-conferencia. Durante los últimos años hubo muchas conferencias en Sudáfrica que convocan a mucha gente.

P.: ¿Hay muchas personas a las que les interese seguir una ruta relacionada con el apartheid? ¿Qué pueden encontrar?
P.G.: Se ha terminado hace poco un museo muy importante que se llama Freedom Park. No solamente es bueno visitar el museo por el conocimiento en sí, sino que allí hay gente que les puede dar a los interesados mayor información. Ahí está toda la historia de Sudáfrica, de cómo comenzó el apartheid, de cómo terminó, y también se muestra cómo el país está tratando de crecer ahora. Llevó ocho años su realización. Hay además visitas a Soweto (al sur de Johannesburgo), que es donde se luchó contra el apartheid. Ahí se puede ver cómo funcionaba. Son tours organizados para el turismo en los que se va adonde vivió Nelson Mandela antes de estar preso. Regina Mundi es otro de los símbolos interesantes. Se trata de la mayor iglesia católica en el área residencial negra más populosa del país. Se hace un tour que puede durar todo el día. Puede resultar interesante Robben Island. Ciudad del Cabo es una bahía y en el medio está esta isla que se usaba en la época del apartheid como una cárcel y ahí estuvo Mandela. Esta isla ahora es un museo.

P.: Más allá de las playas, los animales y el apartheid, hay un tema que puso a Sudáfrica en el centro del mundo deportivo: la organización del Mundial 2010. ¿Ya recibieron consultas turísticas?
P.G.: En Sudáfrica se generan posibilidades para la gente que quiere hacer deportes y gente que quiere ir a verlos. Ya tuvimos campeonatos de rugby y de cricket. En 2010 tenemos el Mundial de Fútbol, estamos recibiendo muchas consultas por el Mundial y están comenzando los preparativos. En este momento estamos concentrados, en Sudáfrica, en lo que tiene que ver con lo que hay que hacer en el país. Se están construyendo seis estadios nuevos. Hay muchos que existen, ya que como el rugby es muy importante en Sudáfrica contamos con muchos estadios que se van a reacondicionar. También se está viendo la infraestructura de transporte. Se está construyendo un tren de alta velocidad para poder trasladarse de sede en sede. Estamos implementando proyectos para que el desarrollo de la Copa sea un éxito. Cuando nos acerquemos a la fecha, la balanza se comenzará a concentrar en la gente que va a ir, la que está garantizado que será mucha, como siempre sucede con el fútbol.

Entrevista de Andrea Fernández

Dejá tu comentario