24 de diciembre 2004 - 00:00

Palacio: "Un histórico año para el turismo"

«El turismo genera riqueza con equidad, y puede ayudar rápido a una reactivación económica», le aseguró el titular de la CAT, Marco Palacio, a este diario.
«El turismo genera riqueza con equidad, y puede ayudar rápido a una reactivación económica», le aseguró el titular de la CAT, Marco Palacio, a este diario.
Fue un año histórico para el turismo" y «el crecimiento de visitantes extranjeros será sostenido hasta 2011». Las optimistas afirmaciones pertenecen a Marco Palacio, titular de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), quien trazó ante Ambito Financiero un muy positivo balance de la actividad y auguró la llegada de tiempos aún mejores para el sector. Mientras festeja la reciente aprobación de la Ley Nacional de Turismo -«declara a la actividad como estratégica y esencial para el Estado»-, Palacio subraya que su sector es el que más rápido ayuda a reactivar la economía, y descarta que el éxito de la Argentina dependa de un peso barato. El titular de la CAT califica además de «extraordinario» el acuerdo turístico alcanzado con China, y apunta como uno de sus objetivos que el sector llegue a «representar 10,5% del PBI argentino». Veamos los principales tramos de la entrevista:
Periodista: ¿Cuál es el balance para el turismo en 2004?
Marco Palacio: Fue un año histórico y de inflexión para nuestra actividad por muchas razones. En 2003 ingresaron u$s 2.100 millones por el turismo extranjero y 2004 cerrará 15% arriba.
P.: ¿Cómo influye en el país?
M.P.: El turismo genera riqueza con equidad y puede ayudar rápido a una reactivación socioeconómica. Cuanto más crece la facturación, aumenta la mano de obra: rápida reacción de puestos de trabajo directos e indirectos, y distribución geográfica por todo el país. El turismo representa (según datos de la CAT de 2003), 7,7% del PBI argentino y 7,7% de la generación de empleo. Además significa tres veces las exportaciones de petróleo del país. De hecho, en el mundo, el turismo es la primera actividad económica.
P.: ¿Qué objetivos se plantean hacia el futuro?
M.P.: El horizonte a 2011 es llegar a representar 8% del PBI, y en general es alcanzar 10,5%, la media mundial. Tenemos que llegar a ser un país turístico, no un país con turistas. Para esto es necesaria la comprensión de las autoridades de que turismo no es ocio y recreación, sino una gigantesca maquinaria económica.
P.: ¿No hay suficiente conciencia política sobre el turismo?
M.P.: Es necesario tener una política de Estado. Cuando se descubre una cuenca petrolífera, no hay mucho que explicar, todos saben lo que hay que hacer. Pero si en una provincia tenés siete circuitos turísticos de nivel internacional, hay que explicar todo desde cero. También hay que entender que cuando un extranjero gasta acá el dinero que ganó en su país, es una exportación desde el punto de vista económico.
P.: ¿Y la actual administración nacional que está haciendo?
M.P.: Desde la asunción de (Néstor) Kirchner se han solucionado problemas históricos, como la sanción de la Ley Nacional de Turismo, lanzada por el Ejecutivo hace seis meses. También se declaró la creación del Fondo Nacional de Turismo, con 5% de lo recaudado como impuesto por la venta de pasajes aéreos al exterior, y se instauró el Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable.
P.: ¿Cuál es su opinión de Meyer?
M.P.: Fue motor de todos los grandes cambios. Sólo se pueden decir buenas cosas de su gestión. El avance en 14 meses es inédito: ya hay media sanción para devolver el IVA a la actividad, lo que nos va equiparar en competitividad con México; y avanza la ley de tiempo comparativo y la de turismo activo (aventura).
P.: ¿Qué destaca de la nueva ley nacional de turismo?
M.P.: Aún falta la reglamentación y mirar los detalles con lupa, pero en principio se declara a la actividad como estratégica y esencial para el Estado, al turismo receptivo como actividad de exportación y a la actividad privada como socio estratégico.
P.: ¿La Argentina sigue dependiendo del cambio favorable?
M.P.: Si sólo fuera por la devaluación, el turista no volvería, porque siempre hay un destino más barato. Tampoco me gusta hablar de boom turístico, porque parecería ser algo que aparece de repente, cuando hay mucha gente trabajando: elaborando productos, invirtiendo, desarrollando nuevos lugares, promocionando. Además, el argentino hace un tiempo que vuelve a vacacionar en el país por elección.
P.: ¿Cómo afecta la inseguridad?
M.P.: En 2002 se hizo una encuesta en la que la inseguridad no resultó el primer problema de los turistas extranjeros; por el contrario, su mayor preocupación era que se les cobre más que al turista local. Desde esa época en adelante, en los mercados extranjeros, las consultas por inseguridad son nulas. Por supuesto que a todo el sector le preocupa este tema, porque es el más sensible a la retracción del turismo, pero hoy no se nota.
P.: ¿Qué sucede con las tarifas?
M.P.: Siempre que hay más demanda, los precios suben; eso es lógico, pero nosotros estamos diciendo que se cuide al turista, que no haya abuso. En muchos lugares se mantienen precios razonables y en otros no tanto. No nos parece conveniente pretender salvarse en un período vacacional, sino que hay que pensar en la actividad a largo plazo.
P.: ¿Qué perspectivas hay para 2005?
M.P.: En 2004 los ingresos por turismo extranjero van a crecer 15%, el próximo año 12% y así sucesivamente hasta entre 2007 y 2011, según los cálculos de los inversores. Habrá además crecimiento del turismo local. También está aumentando la inversión, de los grandes y los chicos, porque no nos olvidemos que 99% son pymes, de las cuales la CAT agrupa a 69 mil. Con respecto a las misiones al exterior de la CAT, han crecido 25% los destinos y 35% la participación de los empresarios que viajan.
P.: ¿Cuál es la dimensión del acuerdo con China?
M.P.: Sencillamente extraordinario para el sector. Es de una sola vía, para que ellos vengan acá, y nos coloca en una batea de lujo, junto con muy pocos países. Ya estamos recibiendo chinos, pese a no tener vuelos, pero hoy no se puede cuantificar la magnitud del acuerdo cuando, por ejemplo, una sola provincia china tiene más habitantes que varios países juntos.
Entrevista de Pablo Domini

Dejá tu comentario