Piden visitar ''el alma de México''

Secciones Especiales

Michoacán tienen como meta el desarrollo de la zona costera, sobre el océano Pacífico, para lo cual cuenta con 214 kilómetros de playas vírgenes, explicó el funcionario, y agregó que no sólo se va a tener en cuenta la preservación del ambiente natural, sino que los emprendimientos incorporen elementos de la cultura local y el desarrollo económico de los habitantes de las zonas elegidas. La intención es no sólo ofrecer lo habitual de un destino de playa sino también opciones donde estén plasmadas todas las expresiones culturales autóctonas.

DONDE VAN MONARCAS

El estado de Michoacán se ha destacado ya desde la época prehispánica, porque el pueblo purépecha, que habitaba y habita estas tierras, jamás fue dominado por los aztecas, y durante el período de evangelización también se diferenció del resto de México pues ellos fueron evangelizados por la acción del padre Vasco de Quiroga, quien seguía los lineamientos doctrinarios de Tomás Moro, lo cual devino en un trato y una concepción más humanista. Es por esto que se está diseñando una ruta espacio turístico para recorrer toda la obra realizada por el mencionado evangelizador. A la vez, se está llevando a cabo la difusión para que la gente visite obras religiosas como capillas de los siglos XVI y XVII. Y en la ciudad de Tzin Tzun Tzan se está recuperando un monasterio franciscano. Asimismo se está desarrollando un proyecto para unir «las huellas del virreinato, lo prehispánico y todas las manifestaciones culturales y tradiciones». Con ese motivo, por ejemplo, «se está haciendo un relevamiento de todos los platillos típicos de la cocina michoacana».

De Michoacán se puede señalar como sello propio el ser una tierra lacustre donde se destacan el lago de Paztcuaro (en el cual se encuentra la turística isla de Janitzio), y el lago de Zirahuen. Es una tierra cruzada por cordones montañosos cubiertos por bosques de coníferas, que son el santuario de la mariposa Monarca, que llega por millares a resguardarse del duro invierno del norte.

En la ciudad de Tzin Tzun Tzan, el nombre hace referencia a los colibríes, pájaro sagrado en esta cultura; antigua capital del imperio Tarasco, se encuentran ruinas arqueológicas bien preservadas. Por su parte, la ciudad de Uruapan cuenta con verdaderas joyas arquitectónicas y una oferta de artesanías donde se destacan las elaboradas en madera laqueada pintada en oro y vivos colores.

Merece una visita el Parque Nacional Eduardo Ruiz, que es recorrido por el río Cupatitzio para formar las cataratas de la Tzararacua. Otro punto de interés es la localidad de Angahuan, que se encuentra sepultada por la lava del volcán Paricutín, que entró en erupción en 1943 matando a más de 4 mil habitantes.

A los amantes de instrumentos como el violín y las guitarras se les recomienda visitar la ciudad de Paracho. Y a quienes buscan artesanías, ir a la ciudad de Santa Clara del Cobre, donde se realizan piezas únicas en este metal.

Antes de despedirse de Michoacán, advierte Figueroa Samudio, no se puede pasar por alto un recorrido por su capital, la aristocrática Morelia.

Dejá tu comentario