Relaciones externas desde el Mercosur

Secciones Especiales

Escribe Roberto Bloch (*)
El Protocolo de Ouro Preto de 1994 le otorgó al Mercosur el estatus jurídico de sujeto de Derecho Internacional. A partir de tal disposición, el Mercosur puede, y lo ha hecho, celebrar acuerdos con otros Estados y bloques, actuando en conjunto, asumiendo derechos y obligaciones como agrupación. En tal sentido, siguiendo un orden cronológico, se destacan a continuación una serie de acuerdos que ha elaborado el Mercosur en su vinculación externa.
En 1994, en la Cumbre de las Américas, en Miami, se establecen las bases para la negociación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA); cuyo objetivo principal es la formación de una zona de libre comercio en el continente americano (excepción: Cuba), a partir del año 2005.
En 1995, se firma el «Acuerdo Marco Interregional de Cooperación entre la Unión Europea y el Mercosur», con el objetivo comercial principal de crear una zona de libre comercio entre ambos bloques; pero que además fija propósitos de cooperación en áreas políticas, educativas, sociales, científico-tecnológicas y de seguridad. Este es el primer acuerdo que firma la Unión Europea con otro bloque regional.
En 1996, se firma el acuerdo Mercosur-Bolivia (ACE 34), como un acuerdo de complementación económica, cuyo fin primordial es la creación de una zona de libre comercio entre el bloque Mercosur y Bolivia.
En 1996, se firma también el acuerdo Mercosur-Chile (ACE 35), un acuerdo de complementación económica, con la finalidad principal de crear una zona de libre comercio entre el bloque Mercosur y Chile. En 1998, se firma el acuerdo Mercosur-Comunidad Andina. Su objetivo principal es la creación de una zona de libre comercio entre ambos bloques sudamericanos, para constituir una zona de libre comercio antes del año 2005.
En 1998, el Mercosur y el Mercado Común Centroamericano (MCCA) firman un acuerdo marco de comercio e inversión, que persigue ordenar el comercio e incentivar las inversiones entre ambos bloques latinoamericanos. En 1998, el Mercosur y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) inician un «Diálogo» de acercamiento entre ambos bloques, a fin de incrementar las actividades de cooperación y sentar las bases para un futuro acuerdo de libre comercio entre ambos.
En 1999, el Mercosur y el CER (Closer Economic Relations Agreement), formado por Australia y Nueva Zelanda, desarrollan negociaciones comerciales entre los bloques, para establecer reglas comunes para inversiones recíprocas. En el año 2000, el Mercosur y la República de Sudáfrica firman un acuerdo para la creación de una zona de libre comercio entre ambos.
En el año 2002, el Mercosur inicia un «Diálogo» con la India, para sentar también las bases para un futuro acuerdo de libre comercio.
Y, en el año 2003, comienzan las negociaciones para la firma de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y Perú.
Asimismo, se han efectuado negociaciones especiales del Mercosur con Rusia y China, para mejorar las inversiones y el comercio entre los partícipes.
Además de estos acuerdos, el Mercosur tiene negociaciones permanentes en el ámbito de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en el ámbito de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). En ellas, debe concurrir con posiciones consensuadas como bloque.
 Capacitación
Todos estos frentes negociadores, simultáneos en la actualidad, requieren la necesidad de formar especialistas en negociaciones comerciales internacionales para el Mercosur; tanto en el sector privado como en el público; los que deberán actuar como negociadores directos, en el caso de los funcionarios públicos, y como asesores, en el caso de los privados. No abundan en ninguno de los países del Mercosur ni los cursos especializados ni los estudios de posgrado en la materia, tornándose imprescindible su desarrollo, ya que estos especialistas negociadores sí son abundantes en los países desarrollados, que suelen concurrir a los encuentros representados por negociadores por ramas de productos, asesorados con gran cantidad de especialistas; en cambio, los representantes del Mercosur, por su escasez, son generalistas y, a veces, carecen de asesores, lo cual constituye una debilidad importante al momento del acuerdo y explica, en parte, la resignación de derechos en las que incurre nuestro bloque.
Sería interesante imaginar una formación común en el Mercosur para nuestros negociadores, con título válido en la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, para mejorar el diseño de los actuales acuerdos y potenciar los futuros convenios, en una etapa de relaciones internacionales que suele designarse idealmente de «libre comercio», cuando en realidad de lo que se trata es de «Comercio Internacional Administrado» (con fuerte influencia estatal) y de «Neoproteccionismo» (mediante barreras extra-arancelarias para proteger el propio mercado).
(*) Docente de posgrado y consultor en comercio exterior.
robloch@ speedy.com.ar

Dejá tu comentario