‘‘Sin racionalidad no habrá inversiones’’

Secciones Especiales

El especialista en temas energéticos Francisco Me-zzadri dijo en relación con la crisis energética que "creo que lo que estamos pasando era predecible si no se tomaban acciones para adelantarse al curso de la política y, evidentemente, por más que se trabajó para convencer tanto al gobierno anterior como al gobierno de Kirchner, los esfuerzos no resultaron y hoy se están viviendo las consecuencias".
Mezzadri sostuvo que "creo que lo peor va por el camino de tener una situación muy compleja desde el punto de vista del abastecimiento de gas y electricidad por un buen período de tiempo, que se cuenta en años, y tendrá efecto en la industria, y sobre la población en general. Estamos frente a una restricción inflexible, rígida. Hay cosas que tienen márgenes de acción, y cuando la capacidad de generar electricidad se acabó, se acabó".
En declaraciones al programa "Algo en común", de radio "América" , Mezzadri, quien fue presidente de la Cámara Argentina de Inversores en el sector eléctrico, recordó que desde 1993 a 2001 hubo un régimen donde el Estado intervenía regulando la actividad, "pero dejándole al sector privado la capacidad de invertir, y así fue como se invirtieron 12.500 millones de dólares en obras nuevas, entre gas y electricidad".
Sin embargo, remarcó que, este mes, "Cammesa ha debido pedir 700 millones de dólares para pagar deudas de mayo, junio y algunas de julio, y no involucra el grueso de junio y de julio todavía".
"Esto costó este mes nada más, agréguele 500 millones del mes anterior, y son números astronómicos, y quiere decir que de algún modo el gobierno, como parte de este no incentivar el ahorro, está despilfarrando realmente en subsidios al sistema eléctrico, cuando en definitiva por esas sumas se podrían estar construyendo muchas cosas", agregó
"Lo ideal es que esos 700 millones de dólares vayan a los hospitales, y no al sector privado, y ponga a su riesgo esos fondos, pero eso significa empezar a dar verdad al costo económico de la energía, que es la otra parte que el gobierno no desea hacer", sostuvo.
Mezzadri dijo que no es fácil saber cómo se va a continuar con las inversiones en el sector. "En definitiva, al no haber racionalidad en el manejo de estas cosas, la inversión en lo que hace al sector privado no va a estar."
"Puede que esté la inversión como este decreto que sacó el gobierno esta semana para comprar 1.500 megavatios de energía, como si estuviera mandando a comprar una caja de manzanas, pero ¿de dónde va a salir el combustible que ya está en duda para los 1.600 Mw que se están construyendo?; no le cuento para los 1.500 que quieren construir", dijo.
"Hoy gas natural, que habrá que ver si es de acá, no hay, porque las reservas en la Argentina entre 2000 y 2005 cayeron alrededor de 44%", indicó.
Remarcó que "por otra parte, la alternativa son combustibles líquidos, gas licuado, lo que significa que nuestro país va a tener que ir a costos más latos de la energía, como sucede en Uruguay, Brasil, Chile, es decir, todo el mundo se está adaptando a algo que es evidente: el precio del petróleo pasó de 20 dólares a 70".
Al resumir su opinión sobre el panorama energético a corto plazo, Mezzadri dijo que "lo veo con algunas fluctuaciones que van a estar dadas por la temperatura, pero lo veo con restricciones continuas y lo veo interfiriendo en los procesos productivos. Hoy cuando se habla con empresas se da cuen-ta de que están muy complicadas desde el punto de vista del abastecimiento, está claro que estas faltas están afectando toda la cadena productiva, y se forma un problema que es difícil de controlar, con lo cual se va a terminar afectando el humor social".

Dejá tu comentario