Política

Seguridad difundió primeros resultados de control de DNI a pasajeros de trenes

En la primera jornada del plan se realizaron 800 controles y se detectaron "42 casos positivos". Organizaciones de Derechos Humanos criticaron la medida por considerar que "criminaliza" a los pasajeros.

El ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich inició el programa “Ofensores en Trenes” con el que busca controlar a los pasajeros de trenes del área metropolitana mediante el requerimiento del documento nacional de identidad por parte de la Policía. Se trata de una medida fuertemente cuestionada por organizaciones de Derechos Humanos al considerarla “estigmatizante” y discriminatoria.

Por lo pronto, la cartera informó a través de un comunicado oficial que en la primera jornada de la puesta en marcha de la medida se realizaron unos 800 controles en las estaciones ferroviarias de las líneas Mitre y Urquiza de las cuales 42 dieron “resultado positivo”, nada menos que el 5,1% de los controles realizados.

Desde la oficina que conduce Bullrich indicaron que esas personas fueron notificadas de su “situación judicial al haber cometido algún delito en trenes" al tiempo que aseguraron que se trata de “un porcentaje importante para brindar seguridad a los viajeros".

El programa contempla la utilización de cuatro mil teléfonos celulares por parte de efectivos de la Federal para la verificar la identificación de pasajeros mediante el DNI.

Según una resolución del Ministerio de Seguridad publicada este jueves en el Boletín Oficial, las fuerzas de seguridad ahora están autorizadas a escanear documentos y a realizar reconocimientos faciales en distintas estaciones de trenes del país con el objetivo de “prevenir delitos”.

Embed

La medida impuesta por la ignífuga Patricia Bullrich no está exenta de controversias. Distintas organizaciones internacionales de Derechos Humanos salieron a cuestionar la resolución del ministerio de Seguridad por considerar que se trata de una medida que "criminaliza" a los pasajeros de trenes.

"La decisión del Gobierno promueve que las fuerzas de seguridad detengan con criterios discriminatorios. Esto puede dar lugar a graves violaciones a los Derechos Humanos", lanzaron desde la cuenta oficial del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). En ese contexto, desde la organización aclararon que "cuando no hay sospecha suficiente de que alguien cometió un delito, detener para identificar es inconstitucional".

En ese misma línea, desde la oficina local de Amnistía Internacional mostraron su "preocupación" por la decisión del ministerio de Seguridad porque "vulnera los estándares internacionales de derechos humanos y compromete la responsabilidad del Estado argentino".

A través de su cuenta en redes sociales, desde Amnistía Internacional señalaron que "entender que la verificación de la identidad puede evitar que se cometan delitos en los trenes resulta estigmatizante, discriminatorio y violatorio del principio de inocencia".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario