Edición Impresa

Senado lleva al recinto ley de traspaso presidencial y saborea un nuevo régimen de software

Durante la semana habrá también debates ríspidos en comisiones de ambas cámaras relacionados con la polémica ley de góndolas, la regulación de contenidos en tecnologías de la información y las comunicaciones, y un nuevo régimen de adopción de personas por nacer.

De cara a la eventual parálisis legislativa que habrá por el cierre de listas y la campaña presidencial, el Senado realizará pasado mañana una sesión especial con temario amplio, pero cerrado de antemano. Hay dos cuestiones que interesan al Gobierno: la sanción del nuevo régimen de software -mala noticia para el piquetero papal K Juan Grabois-, y la aprobación de una ley de traspaso presidencial para evitar el papelón que regaló el cristichavismo en diciembre de 2015.

La semana “laboral” que se iniciará mañana en el Congreso tendrá también algunos debates ríspidos en comisiones de ambas cámaras relacionados con la polémica ley de góndolas -en Diputados-, y la regulación de contenidos en tecnologías de la información y las comunicaciones, más un nuevo régimen de adopción de personas por nacer que se discutirá en el Senado siempre y cuando los legisladores den quórum.

Para los proyectos de software -ya fue aprobado en Diputados- y de traspaso presidencial, el oficialismo sudó y tuvo que realizar cambios de último momento en las comisiones para conseguir quórum, una situación poco prolija para lo que intenta demostrar Cambiemos. Junto a un puñado de legisladores peronistas, logró dictaminar los dos temas.

El dictamen de traspaso presidencial tomó de base varias iniciativas. Por caso, Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino) se cansó de presentar textos, al igual que la salteña Cristina Fiore, y en los últimos meses se sumaron el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera (PJ), Estaban Bullrich (PRO), la ex Coalición Cívica y actual filo-K Magdalena Odarda, y Mario Pais (interbloque Argentina Federal), entre otros. Como es habitual, Cristina de Kirchner faltó a la reunión y nadie del bloque del Frente para la Victoria participó del convite.

La propuesta de ley, que en su momento adelantó Ámbito Financiero, plantea que la transición se iniciará “el día de proclamación de la fórmula presidencial ganadora por la Asamblea Legislativa”, y finalizará “el día de la asunción presidencial del nuevo mandatario”.

Además, la norma se aplicará “a la Administración Central y a los Organismos Descentralizados, comprendiendo a las instituciones de la seguridad social, a las empresas y sociedades del Estado, a las sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, a las sociedades de economía mixta, y todas aquellas en las cuales el Estado tenga participación en el capital o en la formación de las decisiones societarias, a los fondos fiduciarios integrados total o mayoritariamente con bienes o fondos del Estado nacional, a los bancos estatales y a los entes interjurisdiccionales”.

El jefe de Gabinete deberá “coordinar las acciones de transición; convocar a los representantes del gobierno saliente y del gobierno electo a las reuniones que ambas partes crean necesarias para facilitar la transición; velar por el cumplimiento de todos los actos simbólicos de entrega de mando de conformidad con los usos, costumbres y protocolo vigentes; y poner a disposición del Presidente electo de la Nación la memoria detallada del estado de la Nación y el Informe de Gestión dentro de los cinco días de la proclamación de la fórmula presidencial ganadora por la Asamblea Legislativa”.

La documentación que partirá desde Jefatura de Gabinete para el presidente electo será clave y tendrá que contener:

- Nómina de autoridades y personal de la planta permanente y transitoria u otra modalidad de contratación, incluyendo consultores, pasantes y personal contratado en el marco de proyectos financiados por organismos multilaterales, detallando sus respectivas funciones y posición en el escalafón.

- Ejecución presupuestaria de cada uno de los ministerios, instituciones, empresas y entes y las últimas auditorías realizadas a cada uno de estos.

- Situación de todos los procesos judiciales y arbitrales en los que el Estado nacional y cada organismo sean parte.

- Contrataciones públicas, licitaciones, concursos, obras públicas, adquisiciones de bienes y servicios que estén en curso o pendientes, especificando objetivos, características, montos y proveedores.

- Informes de auditoría o evaluaciones internas o externas realizadas en el último año, con sus respectivas copias.

- Inventario de bienes, depósitos, disponibilidades financieras y obligaciones exigibles.

- Detalle de la deuda pública clasificada en interna y externa, y en directa e indirecta; indicándose monto de capital, intereses y fecha de vencimiento de los servicios de deuda.

Por otra parte, los períodos del presidente y vice “expirarán a las 12 del mismo día del año calendario de aquel en el que se haya realizado el juramento” establecido en el artículo 93 de la Constitución nacional -“al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de ‘desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de Presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina’”-, una vez transcurrido el período de cuatro años previsto.

En tanto, y una vez realizada la jura, en el mismo día “el presidente saliente le hará entrega de los atributos de mando al presidente electo en un acto en la Casa de Gobierno, salvo que ambos de común acuerdo convengan que se realice en el Congreso de la Nación”.

Promesa millonaria

Semanas atrás, y también bajo cambios de senadores de último momento poco transparentes, legisladores oficialistas y del peronismo de las comisiones de Presupuesto y Hacienda; y de Economía Nacional del Senado dictaminaron el proyecto para implementar un nuevo régimen en la industria del software, que buscará ser sancionado durante el corriente mes. La iniciativa ya cuenta con el aval de Diputados, que votó una iniciativa unificada sobre la base de textos del escurridizo Luciano Laspina (PRO), Marco Lavagna (Frente Renovador) y el demócrata cristiano Juan Brügge, que responde al PJ cordobés.

El proyecto tendrá vigencia desde 1 de enero de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2029, y desde el Ejecutivo deslizan que se duplicarán empleos del sector de 215.000 a 430.000 y se generarán exportaciones anuales por u$s15.000 millones. En Diputados, la izquierda fue la única que se opuso durante la votación en general, aunque el Frente para la Victoria también rechazó artículos durante su tratamiento en particular y aprovechó la discusión de la ley -el filochavista Daniel Filmus, entre otros-, para criticar al Gobierno por los recortes en ciencia y tecnología.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora