Edición Impresa

Senado: Marino no aceptó vicepresidencia y UCR estira definición

El peronismo y el kirchnerismo pusieron reparos para evitar trifulca en recinto. Férrea defensa del centenario partido y silencio del PRO. El legislador pampeano reiteró su inocencia respecto de la denuncia por acoso sexual.

El Senado ratificó ayer a todas autoridades excepto la vicepresidencia primera del radical Juan Carlos Marino, denunciado por acoso sexual. Tras anuncios de trifulca asegurada en el recinto desde el peronismo y el kirchnerismo, y ante el llamativo silencio del PRO, el legislador pampeano consideró prudente “no aceptar la postulación” y su bloque dejó en “stand by” el cargo, al menos, hasta la próxima sesión.

“Tal como lo expresé en su momento, quiero reiterar mi inocencia en relación a la misma. Soy un hombre de la democracia y respeto profundamente la división de poderes, por eso me ajusté a derecho desde el primer momento y voy a esperar y respetar el desenlace judicial que, no dudo, demostrará mi inocencia. Pero hasta que eso suceda, considero prudente no aceptar la postulación con la que me están honrando nuevamente”, señaló Marino en una carta enviada horas antes de la sesión preparatoria a la presidente del Senado, Gabriela Michetti.

El legislador además aprovechó la misiva para “agradecer el gesto de apoyo que los representantes del Interbloque Cambiemos” tuvieron hacia él “al mantener” su postulación como vicepresidente primero. Horas antes de la sesión, se realizó la reunión de Labor Parlamentaria, donde desde el peronismo y el kirchnerismo anticiparon problemas en el recinto en caso de sostener a Marino desde el oficialismo. El jefe radical, Ángel Rozas, hizo una férrea defensa del pampeano mientras que el ratificado presidente provisional de la cámara, Federico Pinedo (PRO), se mantuvo en silencio.

La Cámara alta, acostumbrada a absorber críticas por las aventuras judiciales de Cristina de Kirchner y de Carlos Menem, lesionó, desde hace tiempo, su institucionalidad. En diciembre pasado, y ante una grave denuncia contra Marino -aún sin novedades sobre el expediente-, el Senado evitó -con lógica- condenar de manera anticipada al legislador, quien negó la acusación en pleno recinto. En aquella ocasión, desde la Banca de la Mujer se pidió celeridad en la investigación.

En cuanto al futuro de la vicepresidencia primera, en la usina radical volvió a sonar la tucumana Silvia Elías de Pérez como reemplazo, quien puja estas semanas por quedar al frente del ticket de Cambiemos para la gobernación en Tucumán. Otras opciones son la riojana Inés Brizuela y Doria, aunque apareció ayer con fuerza la chance de la jujeña Silvia Giacoppo, quien es terminal del gobernador Gerardo Morales, el funcionario más peronista que tiene la UCR.

Durante la sesión preparatoria de ayer, en la que el camporismo activó un show de cuestiones de privilegio por cuestiones judiciales (ver aparte), fueron ratificados Pinedo junto a los secretarios parlamentario y administrativo, Juan Pedro Tunessi (UCR) y Helio Rebot (Pro); el experimentado peronista Mario Daniele, como prosecretario administrativo; Eric Calcagno, como prosecretario parlamentario; y Ángel Torres, como prosecretario de coordinación operativa, cargo por el que pujó sin éxito el Frente para la Victoria.

Al término del convite hubo desazón de varios senadores por el mal clima que generó el camporismo en el recinto y aumentó las dudas respecto a la posibilidad de sesionar sin lesiones. En pleno año electoral, las chances caen y la única prioridad que tiene la cámara alta es la ley de financiamiento político, pese a las tropelías oficialistas que alimentó durante el período estival el ministro de Justicia, Germán Garavano.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario