Política

"Si Alternativa Federal llega al balotaje pone al próximo Presidente"

El titular del Bloque Justicialista en la Cámara baja anunció esta semana que irá por la reelección como Diputado nacional. Su visión de la precandidatura de Urtubey, el futuro del año parlamentario y las deudas que deja el macrismo.

El titular del Bloque Justicialista y del interbloque Alternativa Federal en la Cámara de Diputados, el salteño Pablo Kosiner, es una pieza fundamental en el armado político de Juan Manuel Urtubey.

Tras la decisión del gobernador salteño de desdoblar las elecciones, que se conoció el pasado lunes, ante las complicaciones que podría acarrear utilizar en un mismo día dos sistemas distintos de votación, el diputado anunció que irá por la reelección a la Cámara baja.

Desde su rol en un bloque importante que tiene en su seno a legisladores provinciales que representan a gobernadores, brindó apoyo a leyes claves para el Gobierno como fue la aprobación de los presupuestos anuales y la reforma jubilatoria, mientras que contratacó con temas sensibles a la sociedad como los intentos para retrotraer los aumentos tarifarios.

En diálogo con ámbito.com habló sobre la precandidatura de Urtubey, el año legislativo, el futuro de Alternativa Federal y las deudas del Gobierno nacional.

Periodista: Usted expresó sus intenciones de ser candidato a gobernador de Salta, pero finalmente decantó por ir por la reelección de su banca a diputado, ¿cuáles fueron las razones de esta decisión?

Pablo Kosiner: Yo siempre dije que sería un gusto llegar a ser gobernador de la provincia. Nunca descarté la posibilidad de una candidatura, pero tampoco la definí porque yo sabía que al momento de tomar la decisión ésta iba a ser definitiva. Una vez que se tuvo el calendario electoral en el que se desdobló la elección nacional de la provincial, tomé la decisión en función de priorizar una idea colectiva, un proyecto que venimos desarrollando con Alternativa Federal desde el año pasado. Me parece que el lugar desde el cual yo más puedo aportar como dirigente a la política nacional es como presidente del Bloque Justicialista y del Interbloque Argentina Federal. Desde ese espacio yo puedo aportar hoy más a este proyecto colectivo de Alternativa Federal. Si no sería como dejar el trabajo que venimos realizando a mitad de camino.

P: Además tiene un rol destacado de articulación con diputados y gobernadores de otras provincias, desde su lugar en el interbloque Argentina Federal, que es estratégico de cara a una posible presidencia de Urtubey.

P.K.: Sí, gracias a la confianza de mis compañeros en el Bloque no sólo tengo la posibilidad de articular con el gobernador Urtubey temas vinculados a la gestión de la provincia, sino que también he ido pudiendo consolidar una relación buena con la mayoría de los gobernadores peronistas, a partir de la tarea que también hacen sus diputados en el interbloque. Esa experiencia que no es fácil de lograr, de construir, fue un gran motivo que me llevó a tomar la decisión de la reelección.

P: ¿A cuatro meses de las PASO y a seis de las generales, cómo lo ve posicionado a Urtubey?

P.K.: La candidatura de Urtubey va creciendo cada vez más dentro de un espacio que se ha consolidado como una alternativa en la Argentina, porque de un tiempo a esta parte ya todo el mundo habla de que Alternativa Federal puede llegar a ser una opción para una gran cantidad de argentinos que quieren salir de la grieta. Además, tiene algunas particularidades que merecen ser destacadas. Es el único de los candidatos de nuestro espacio que actualmente está en gestión como gobernador y proviene del interior del país. Otro de los puntos a destacar es que es la primera vez que se postula como candidato a presidente. Día a día que pasa se va consolidando cada vez más, su techo está muy lejos todavía. Y mucha gente que lo conocía como gobernador, hoy lo está empezando a conocer como un dirigente nacional y creo que va a llegar a las PASO en una situación muy competitiva dentro de Alternativa Federal.

P: Desde lo discursivo se plantea a Alternativa Federal como una salida tanto al macrismo, como al kirchnerismo. ¿No hay posibilidad aún de pensar una gran unidad de todo el peronismo -junto al kirchnerismo- de cara a octubre para derrotar al macrismo?

P.K.: Cada vez se va consolidando más la idea de Alternativa Federal como una alternativa diferente, entonces si nosotros nacemos con la premisa de que somos una salida distinta a Unidad Ciudadana y Cambiemos sería incongruente plantear una PASO con espacios que representan cuestiones distintas. Independientemente, de que desde mi posición personal yo tengo mucho respeto por los compañeros de Unidad Ciudadana, que representan un espacio importante en la sociedad. Pero como el peronismo para volver a ser gobierno tiene que llegar al 51% y necesita contener a todos los ciudadanos, creo que es importante darle una alternativa a aquellos sectores que quieren salir de esta grieta y hoy no la tienen. Si Alternativa Federal logra visualizar eso se va a colocar en un escenario de balotaje y si llega al balotaje claramente pone al próximo Presidente de la Nación, no tengo duda. Entonces, somos espacios distintos y no hay que pensar en una PASO entre nosotros, sino en representar hacia la elección general posiciones distintas. Obviamente, que después el escenario del balotaje tendrá mucho que ver con el futuro del peronismo.

P: ¿Qué piensa de la candidatura de Roberto Lavagna y de su oposición a participar de las PASO?

P.K.: A mí Roberto Lavagna como dirigente político me merece el mayor de los respetos. Creo que tiene muchísimo para aportar a Alternativa Federal, en la medida en que decida pertenecer y trabajar dentro de este espacio. Él tiene una coincidencia con nosotros en cuanto entiende que Alternativa Federal debe superar al peronismo en cuanto a los integrantes; es por eso que nosotros venimos teniendo diálogo con el socialismo, con sectores del radicalismo, con partidos provinciales, con referentes que incluso no son de la política. En eso tenemos coincidencia. Pero cuando nosotros conformamos Alternativa Federal, definimos claramente que la gran diferencia de este espacio respecto a otros es que no es construido en torno a personalismos, que no hay candidaturas impuestas y que si al día de la presentación de listas en junio, había más de un precandidato se iba a definir por las PASO. Ojalá que Lavagna pueda entender que las PASO fortalecen el espacio.

P: ¿Cómo ve el año legislativo, el comienzo del año arrancó muy trabado con muy poco consenso y el contexto eleccionario lo vuelve más complicado?

P.K.: Es un año profundamente complicado, pero lo es a partir de las permanentes contradicciones del Gobierno. Aquí yo separo al Presidente de la Cámara (Emilio Monzó) y a algunos referentes del oficialismo en Diputados, pero en general es la directiva que le da a la mayoría de sus legisladores, si en los temas estructurales no se sigue la agenda del Ejecutivo, no se trata nada, el Gobierno no permite abrir las comisiones. Nosotros estamos haciendo para la semana que viene un profundo esfuerzo de coincidencia para armar una sesión ordinaria con temas que tengan acuerdo. El Gobierno acaba de anunciar una serie de medidas en tarifas, cuando nosotros propusimos hace 15 días dar esa discusión en el Congreso y nos negaron los dos tercios para discutirlo. Si el Gobierno hubiera tenido otra postura les hubiésemos ahorrado a los argentinos 15 días de zozobra.

P: ¿Cuáles considera que serían los temas prioritarios para que trate el Congreso?

P.K.: El tema de la emergencia de las pymes, una nueva política tarifaria en la Argentina, la reducción de los costos laborales para las pymes, hay que trabajar sobre la emergencia de las economías regionales. Darle mayor valor agregado a la producción primaria, más incentivo a la industria. Este Gobierno no ha tenido nunca un plan de desarrollo industrial. Podríamos discutir una nueva ley de parques industriales. Todo lo que tiene que ver con la agenda de crecimiento de la Argentina es lo que falta y que creo que nosotros debemos darle impulso. También tenemos un proyecto para modificar el tema de los créditos UVA. Todos estos son temas del día a día que merecen ser atendidos en el Congreso y no podemos avanzar por la falta de voluntad del Gobierno.

P: Esta semana va a llegar al Senado con media sanción la ley de Financiamiento de partidos políticos, un proyecto que el oficialismo quiere aprobar para que pueda aplicarse antes de las elecciones.

P.K.: En el Senado se ha hecho un gran esfuerzo para consensuar gran parte de la ley. Hubo un solo artículo donde hubo diferencias, pero el resto ha salido con una fuerte mayoría y acuerdo. Yo coincido, y no porque lo diga el Gobierno. Si vamos a estar frente a una elección, la Argentina necesita una ley de financiamiento para realmente avanzar en una de las exigencias de nuestra sociedad que es que sea cada vez más trasparente el financiamiento de la política. Nosotros como bloque vamos a reunirnos este martes para debatirlo, aunque aún no se ha convocado a la comisión, pero personalmente creo que hay que avanzar en ella.

P: ¿Y con respecto al Código Penal, cree que un año eleccionario es propicio para tratar un proyecto de esa magnitud?

P.K.: Es necesaria una reforma del Código Penal. Yo estoy de acuerdo en que sí. Ahora, yo haría una advertencia, lo que no hay que hacer es campaña con el Código Penal, con el que no se puede hacer un tironeo de un lado y del otro. Hay que tener un tratamiento responsable. Por ahí habría que hacer como se está haciendo con el régimen Penal Juvenil darle un debate profundo y terminado el tiempo electoral, llevarlo al recinto. Salvo que tengamos la capacidad de abstraer un tema tan importante como es el Código Penal de la campaña, que por la experiencia se ve muy difícil. Porque no va a faltar el que crea que hace campaña para un lado o para el otro subiendo o bajando penas. Lo que sí creo es que el Gobierno tiene una herramienta para empezar a cambiar el sistema penal hoy que es poner en funcionamiento el Código Procesal Penal.

P: El Gobierno anunció esta semana una serie de medidas para paliar la situación económica de cara a octubre. ¿Qué piensa del nuevo paquete económico? ¿Cree que traerá alivio?

P.K.: El Gobierno pasa de decir que las propuestas nuestras sobre tarifas son irresponsables, demagógicas o populistas y la semana siguiente plantea un congelamiento tarifario. Cuando la propuesta es de ellos, parece que fuera válida. Ahora dicen que no va haber más aumentos de tarifas, pero los ya pactados se van a efectuar. Detrás del tema tarifas, de carnes, de precios cuando uno empieza a verlo en la práctica, vislumbra que lo que se está planteando es todo un gran engaño. Con lo que anunció el Gobierno no alcanza, no solo hay que suspender los aumentos de tarifas hasta octubre, sino que hay que fijar los criterios de los futuros aumentos el día de mañana y eso tiene que estar atado a la evolución de los salarios. No puede haber luego de las elecciones un nuevo tarifazo.

P: ¿Cuáles considera que son las deudas o principales problemáticas que va a dejar este Gobierno al final de su gestión?

P.K.: Todo lo pendiente que va a dejar este Gobierno es todo lo que se comprometió a cambiar y no hizo. Por eso es tan fácil medir si este Gobierno fracasó o no. El presidente Macri cuando asumió dijo que quería que lo midiesen por la baja de la pobreza, por la lucha contra la inflación, por el crecimiento, por la disminución del desempleo. Todas esas variables fueron para atrás en la Argentina. Tenemos una inflación descontrolada, desempleo en alza, un país que sigue sin poder crecer y desarrollarse y tenemos la pobreza en números récord, con la mitad de nuestros niños bajo el nivel de pobreza. Por eso digo que este Gobierno ha fracasado y no hay margen para que en las elecciones generales Macri vuelva a ganar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario