Economía

Sigue la caída en la industria, que trabajó al 58,7% en julio

El indicador retrocedió 1,4 p.p. en la comparación interanual y 0,4 p.p. frente a junio, en medio de una mayor estabilidad cambiaria en ese período.

La utilización de la capacidad en la industria volvió a mostrar en julio una contracción en la comparación interanual al registrar una baja de 1,4 puntos porcentuales al 58,7%, informó ayer el INDEC. En relación con julio, el indicador disminuyó 0,4 p.p., manteniéndose prácticamente sin cambios, gracias a la relativa estabilidad cambiaria registrada en ese período, aunque comienza a preocupar la dinámica de cara a los próximos meses.

Lo que ocurre es que, si bien en julio predominó la estabilidad del dólar, luego de los resultados de las PASO, el tipo de cambio se depreció poco menos del 25%, tras la amplia victoria de la fórmula de Alberto Fernández frente al oficialismo, cercana a los 15 puntos porcentuales. Esto desató una mayor presión cambiaria, que llevó al dólar desde los $46 hasta cerca de los $60, aproximadamente. Para contener al tipo de cambio, el Banco Central debió recurrir a ventas de dólares en los segmentos de contado y de futuros, mientras que también debió aplicar una suba en la tasa de referencia de la economía, que llegó a superar el 85%. El salto cambiario genera una aceleración de la inflación, mientras que las mayores tasas aumentan las presiones contractivas sobre la actividad económica.

Entre los mejores desempeños se ubicó Industrias metálicas básicas (79,3%), seguida por los rubros Refinación de petróleo (75,1%) y Papel y Cartón (+72,9%), que completaron el podio. Más abajo, aunque por encima del nivel general, cerraron Productos del tabaco (68,9%), Productos minerales no metálicos (67,2%), Productos alimenticios y bebidas (63,9%) y Productos textiles (60,6%).

Por debajo finalizaron Edición e impresión (58,1%), Productos de caucho y plástico (51,6%), Metalmecánica excepto automotores (48,5%), Sustancias y productos químicos (47,5%) y la Industria automotriz (30%). Vale destacar que los últimos tres segmentos finalizaron con más de la mitad de su capacidad ociosa.

Para los próximos meses no se esperan mejoras para este indicador, ya que las restricciones de liquidez tendrían un impacto negativo sobre la actividad industrial. Esto traería consigo efectos perjudiciales sobre los indicadores de ingresos, sociales y de empleo, considerando que la industria manufacturera suele ser la más intensiva en lo que es contratación de mano de obra. Cabe destacar que el segmento que está manteniendo a flote al sector de industria es el agropecuario, gracias a la baja base de comparación del año pasado, producto de la sequía. Pero este suele ser menos intensivo en la contratación de trabajadores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario