Política

Siguen los peritajes por el derrumbe del edificio en Tres de Febrero

Continúan los peritajes por el derrumbe de un edificio de ocho pisos en construcción en el partido bonaerense de Tres de Febrero, que aplastó una casa abandonada lindera aunque sin causar víctimas.

Mientras siguen los estudios, el bloque de concejales del PJ-FpV afirmó que "era una desgracia totalmente evitable” si los funcionarios del municipio “hubieran cumplido con el mandato del Concejo Deliberante de informar sobre el estado de las obras civiles ya aprobadas y en proceso de aprobación", por lo que pidió interpelar al intendente, Diego Valenzuela.

"La cantidad de metros cuadrados construidos en el distrito creció exponencialmente y los controles municipales son muy laxos o inexistentes", señaló el presidente del bloque, Máximo Rodríguez.

"Tenemos un edificio derrumbado, a punto de ser estrenado y nos quieren hacer creer que los únicos responsables son los constructores. Ellos tienen una cuota parte de responsabilidad, pero acá estamos frente a un caso importante y peligroso de falta de control municipal”, agregó.

Tras enterarse del derrumbe, Valenzuela fue uno de los primeros en concurrir al lugar. "Lo que nos sorprendió fue la caída de un edificio que estaba en la etapa final de su construcción. Uno intuye que hubo un error de cálculo de ingeniería de los profesionales que trabajaron en el tema", dijo en declaraciones radiales.

El jefe comunal explicó que "esto viene de la etapa de Hugo Curto. Era un edificio de 10 pisos, que nosotros lo bajamos a la normativa del barrio porque yo no apruebo edificios que no sean reglamentarios”.

En ese sentido, el secretario de Seguridad de la comuna, Juan Manuel Lucioni, aseguró que inicialmente los planos se habían aprobado por excepción para una construcción de 10 plantas, pero una vez que asumió Valenzuela "se adecuaron al reglamento".

"La obra fue inspeccionada diez veces para constatar su adecuación. Desde nuestro lugar sólo se puede controlar que la obra esté adecuada a los planos. Los cálculos técnicos corresponden a la empresa constructora", concluyó Lucioni.

Durante las últimas horas, medios locales dejaron trascender que Jorge Luis Álvarez, el arquitecto suspendido por la municipalidad tras el derrumbe, era asesor del exintendente Curto en la secretaría de Obra Públicas y cobraba un contrato municipal.

En forma paralela, informó el sitio SM Noticias, “construía edificios fuera de la reglamentación con excepciones que se autootorgaba” y a la vez “triangulaba excepciones para que otros arquitectos y constructoras edificaran más metros que los reglamentarios”.

La caída del inmueble ocurrió en colectora de General Paz y la calle Estocolmo, donde trabajaron cuadrillas municipales, de bomberos y tres brigadas de perros entrenados para el rescate de víctimas de desastres, que revisaron el lugar sin hallar a ninguna persona.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario