Política

Sin acuerdo por naftas, Macri aplica ley de abastecimiento

Divorcio entre Gobierno y petroleras. Se recurrirá a una legislación sancionada en 1974.

El Gobierno no alcanzó un acuerdo con las petroleras y se prepara para aplicar la Ley de Abastecimiento N° 20.680, de 1974, para congelar los precios de los combustibles por 90 días, tal como anunció Mauricio Macri tras la devaluación y la derrota electoral en las PASO.

Fuentes oficiales y de las compañías hidrocarburíferas confirmaron a este diario que la decisión se oficializará hoy con la publicación de una resolución de la Secretaría de Energía a cargo de Gustavo Lopetegui. La norma ya fue firmada.

Macri anunció el congelamiento de precios el miércoles a las 9:30 desde la Quinta de Olivos. De inmediato, algunos estacioneros celebraron la medida por el doble efecto:más consumo y menos inflación tras la suba del dólar a $60.

Pero con el correr del día, exactamente unas 11 horas después, las petroleras impusieron su criterio y lograron frenar la iniciativa. Los directivos de las compañías dudaban de la forma en que se iba a aplicar. Las tres variables que determinan el costo del combustible en la Argentina tras la liberalización del mercado son el tipo de cambio, el Brent y los biocombutibles. En menor medida se incluyen los impuestos que se actualizan automáticamente cada tres meses.

Los petroleros no estaban dispuestos a resignar la actualización con el dólar a $60 y lograron que Lopetegui convoque al diálogo. “En este momento hay que acompañar las decisiones del Gobierno”, se sinceró un importante directivo privado. Por la tarde noche del miércoles la Secretaría de Energía emitió un escueto comunicado aclarando que el congelamiento iba a ser “acordado” con las petroleras.

Los empresarios aguardaron hasta pasado el mediodía de ayer por un llamado al diálogo de la mesa sectorial, que recién se concretó durante la tarde con los principales directivos y altos funcionarios.

También hubo conversaciones con gobernadores de provincias productoras que vieron amenazadas sus inversiones en petróleo y gas, principalmente en Vaca Muerta. La misma postura tuvieron las empresas que producen hidrocarburos, pero no refinan: Vista, Tecpetrol, Exxon, Chevron, Equinor, entre otras.

La resolución del Gobierno apelará a la vetusta Ley de Abastecimiento, que fue sancionada por el Congreso el 20 de junio de 1974 para controlar supuestas maniobras realizadas por industriales y empresarios del transporte de mercaderías. La norma llevará la firma de Lopetegui y el secretario de Comercio, Ignacio Werner.

La polémica 20.680 brinda al Poder Ejecutivo la facultad de fijar precios mínimos y máximos a bienes esenciales e incluso lo autoriza a recurrir a las Fuerzas Armadas y de seguridad para restablecer la cadena de abastecimiento, ante una eventual falta de productos.

También establece la aplicación de sanciones que van desde multas hasta 4 años de prisión para aquellos empresarios que provoquen maniobras de desabastecimiento.

Algunos juristas creen que la normativa no es constitucional y por lo tanto no debe ser aplicada.

Antecedentes

La ley se impulsó durante la tercera presidencia de Juan Domingo Perón para asegurar el Pacto Social acordado por el exministro de Economía, José Ber Gelbard. En la década del 60 se utilizaron leyes similares. Isabel Perón, el gobierno de la dictadura militar y Raúl Alfonsín también la aplicaron en casos aislados. Menem la puso en práctica en julio de 1999, a través de un DNU porque antes la había derogado. La usó para impedir que un paro de las empresas transportistas provoque un desabastecimiento de productos de primera necesidad. Eduado Duhalde luego le hizo cambios.

Cristina de Kirchner sancionó una reforma al la ley de control de abastecimiento, lo que generó fuertes críticas del empresariado, en particular, del Grupo de los Seis. Si bien durante el kirchnerismo los secretarios de Comercio Guillermo Moreno y Augusto Costa amenazaron en aplicarla varias veces por la suba de precios de los combustibles, solo en 2006 esa advertencia se concretó, contra Shell por falta de gasoil.

Nadie en el sector se imaginó que Mauricio Macri se animaría a tanto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora