Economía

Sin descuento oficial, automotrices apuestan ahora al "efecto cepo"

Las empresas mantienen las bonificaciones propias y esperan que las restricciones cambiarias terminen impulsando mayores ventas de vehículos, como pasó en el final de la gestión kirchnerista.

El sector automotor comenzó septiembre con un panorama incierto. Después de tres meses con leve recuperación de la demanda, por la implementación del plan de incentivos del Gobierno, el mes comenzó sin la confirmación de su continuidad por lo que desapareció de las concesionarias el descuento oficial que llegaba a $90.000 por 0 km.

Ante este panorama, las fábricas salieron a reforzar su estrategia comercial con rebajas propias que van de $30.000 a más de $200.000, según los modelos. Además, apuestan al “efecto cepo” como sucedió en el final del Gobierno de Cristina de Kirchner en que la demanda creció por las restricciones cambiarias.

p6-autos.jpg

De todas maneras, el clima entre los dealers no es el mejor. Los dos primeros días hábiles del mes muestran una baja de clientes en los salones de venta. “La semana empezó muy floja. Pocas consultas y escasas operaciones”, explicaron en un local. Con esta situación, la expectativa para el mes no es alentadora ya que profundiza el enfriamiento que se produjo en el mercado tras el resultado de las PASO. Todo indica que, en este contexto, el volumen de patentamientos de septiembre puede ubicarse en alrededor de 30.000 o menos, lo que lo convertiría en el peor mes de toda la gestión de Mauricio Macri. Hasta el momento, junio pasado había registrado el nivel más bajo con 36.162 unidades. En agosto se patentaron 44.000 vehículos y, estacionalmente, septiembre tiende a bajar. A esto se suma la situación incierta del plan oficial de descuentos que, según estiman en el sector, representan el 20% de las ventas totales. Es por eso que septiembre, sin la ayuda oficial, aparece como un mes muy complicado.

Tal como adelantó Ámbito Financiero el viernes, no hay seguridad de que el incentivo del Gobierno se reflote. El conflicto está centrado en el reclamo de las fábricas por el pago de la deuda de los subsidios prometidos desde junio. Se estiman que el Gobierno tiene un atraso en la liquidación de esos fondos de unos $1.300 millones. Hasta ayer, el tema seguía empantanado y desde las terminales ratificaron que no habrá un septiembre con rebajas oficiales hasta que no termine el “default automotor” que tiene el Gobierno con las empresas. Sólo desde la asociación que agrupa a las concesionarias (ACARA) se insiste en que está vigente. Incluso, se envió a sus asociados una comunicación interna ratificando el plan, algo que causó mucha confusión en las concesionarias porque desde las fábricas les informaban lo contrario. “Sica (por el ministro de Industria) nos prometió que seguiría”, dicen en la entidad. Sin embargo, desde esa dependencia coinciden con las fábricas en que el plan no está vigente por el momento. Es cierto que la situación puede cambiar si aparecen los fondos, pero las automotrices creen que, en este contexto, no hay muchas posibilidades de continuación.

Más allá de esto, las automotrices están expectantes de lo que suceda en la macroeconomía. Con las últimas medidas dispuestas por el Gobierno de restricciones, a la compra de dólares, no descartan que pueda generar un incentivo a la compra de 0 km. Por un lado, que otra vez se vuelva a hablar del dólar “blue” que, en el pasado, funcionó como un incentivo a la demanda de autos. Al estar fijados el precio de los 0 km en pesos y a la cotización del dólar oficial, el comprador que tiene dólares ahorrados y los vende en el mercado paralelo, obtiene una ganancia proporcional al tamaño de la brecha. Sintéticamente, necesitan menos dólares para comprar un 0 km. “A esta altura, cualquier ayuda va a ser recibida. Si el ´blue´ aumenta la brecha con el oficial, puede beneficiar al sector”, reconocieron en una terminal.

Es cierto que esto implica una acción considerada delito, como la de operar en el mercado negro, pero el mejor ejemplo de que es una práctica muy usada es el récord histórico de venta de autos que se produjo en 2013 con unos 950.000 vehículos. Durante ese año de gestión kirchnerista, la brecha entre oficial y “blue” llegó al 70% y disparó la demanda de 0 km. No sólo fue récord el mercado general sino fue el año que más autos se vendieron del segmento de lujo. Funcionó como un subsidio a la clase media alta y alta.

Otro dato que tienen en cuenta es que los ahorristas en pesos con montos superiores a los $10.000 –el tope de compra mensual- pueden volcarse a la adquisición de 0 km que se venden en pesos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario