Espectáculos

Singular retrato de la obesidad

Un epígrafe al comienzo de este documental advierte sobre los acelerados cambios históricos que afectan cualquier registro de la realidad inmediata. Se explica: en 2015 la FAO había declarado a Venezuela fuera del mapa del hambre mundial, en 2016 estalló bruscamente una crisis alimentaria, y lo que la directora Alejandra Szeplaki había empezado a filmar en su país, comparando el cuerpo de las misses con el de las chicas comunes, empezó a tomar otro giro. Ella misma tomó otro giro y terminó viviendo en la Argentina. Con todo, el tema que había iniciado sigue siendo el mismo: la obesidad, que es todavía la primera causa de muerte en Venezuela y afecta al 50% de la población argentina, incluyendo un 10% de niños.

Una antropóloga, una pediatra, un chef, entre otra gente conocedora, advierten algunos detalles del problema, como la abundancia de gordos anémicos por consumo de energía barata y grasosa, el alto costo de la comida orgánica, “la cultura del snack” y otros males ya conocidos que impiden a la gente nutrirse bien, e inclusive comer en familia, y en paz. Lo que acá no se conoce, e impresiona, es el registro de las enormes colas de caraqueños ante los supermercados que venden productos subsidiados, todos grasosos y casi todos importados de China y hasta de la isla Trinidad, mientras en la vereda de enfrente la verdura está más cara que una hamburguesa. Impresionante también, mientras ruedan los títulos finales, el seguimiento de fabricación de golosinas en una empresa de máquinas viejas, sospechosamente descascaradas (y no sabemos si eso fue filmado allá o en el Gran Buenos Aires).

“Candy Bar” (Argentina-Venezuela, 2019). Dir.: A. Szeplaki. Documental.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario