Edición Impresa

Solanas, siempre amado por el público del festival

Berlín - Fernando "Pino" Solanas fue recibido ayer con fuertes aplausos antes y después de la proyección de su documental "Viaje a los pueblos fumigados" en el Festival de Cine de Berlín, donde tuvo su estreno mundial a sala llena en la sección "Berlinale Special". Solanas regresó a la Berlinale más de diez años después de recibir el Oso de Oro honorario en 2004 con su nuevo documental, en el que denuncia la sojización de Argentina y el uso intensivo de agroquímicos como el glifosato. El cineasta fue acompañado durante el estreno en el teatro Haus der Berliner Festspiele de la capital alemana por el director del festival, Dieter Kosslick, curador de la sección y también de la de competición oficial.

"No hay ninguna conciencia sobre esta problemática, esa es una de las razones por las que he elegido hacer esta película", dijo Solanas, uno de los fundadores del Grupo de Cine Liberación en los años 60 junto a Octavio Getino y quien actualmente preside la Comisión de Ambiente Sustentable del Senado. "La famosa Pampa argentina, con sus pasturas naturales, alimentaba su ganado y producía cereales de los de mayor calidad del mundo. Pero la búsqueda de mayor rédito castigó el suelo y los químicos mataron su rentabilidad", dijo.

A lo largo de "Viaje a los pueblos fumigados" -la única representante latinoamericana en "Berlinale Special"-, Solanas emprende un recorrido por siete provincias argentinas, entre ellas Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Salta, donde recoge los testimonios de expertos en agricultura y salud, y de las víctimas directas de este modelo agropecuario intensivo asociado al uso de lo que llama "agrotóxicos". Entre esas víctimas figuran los indígenas wichis del noroeste salteño, que se quedaron sin sustento por el desmonte de sus bosques nativos -dedicados ahora a la siembra de soja-, las maestras de escuelas rurales que denuncian la intoxicación de sus alumnos debido a las fumigaciones aéreas con glifosato, o las propias madres de niños afectados por malformaciones o hepatitis que atribuyen a los pesticidas y herbicidas.

Entre las decenas de expertos entrevistados están el exdirector del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Jorge Rulli, que viene denunciando desde hace décadas la adaptación del mercado agropecuario a las multinacionales mediante la idea de que cantidad es mejor que calidad; o el fallecido investigador del CONICET, Andrés Carrasco, quien logró demostrar por primera vez la incidencia del glifosato en la malformación de embriones. "Una película tampoco es un libro de ciencia, una película permite es abrir una ventana de descubrimiento sobre una realidad que el hombre urbano no conoce", afirmó Solanas, quien asegura que el público no cuenta con información. "Hoy en día se compra por los ojos sin saber cómo se produjo. La gente compra un tomate o una frutilla porque se ve lindísima...pero son las peores", agregó. El senador aseguró que es "una mentira enorme" que el modelo de agricultura intensiva actual no pueda ser reemplazado por una ecoagricultura o agricultura orgánica, y por eso cree que es imperativo que los ciudadanos se informen y no se guíen por la publicidad".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario