Edición Impresa

S&P Merval trepó 2,2% y riesgo-país bajó 1,6% (a 932 pb)

Fue en un contexto favorable para las monedas emergentes y los indicadores de Wall Street. Ayudó acuerdo entre EE.UU. y México para aliviar tensiones.

Apuntaladas por un renovado viento de cola global, junto con la pax cambiaria doméstica, las acciones líderes saltaron ayer hasta 5,2%, llevando al S&P Merval a trepar un 2,2% a 36.452,89 puntos, para acercarse a su marca récord histórica (37.685,96), más allá de que los inversores se mantienen atentos a cuestiones políticas de cara a la presentación de alianzas esta semana. Lideraron los avances de BYMA (+5,2%), Supervielle (+3,9%) y Grupo Financiero Galicia (+3,7%). Una buena señal fue el aumento del monto negociado en acciones: avanzó casi 20% a $955 millones, el más alto del mes.

El impulso que recibieron los papeles provino, en primer lugar, de una nueva mejora experimentada en los principales índices de Wall Street, la sexta en forma consecutiva, después de que EE.UU. y México avanzaron en un acuerdo para evitar la imposición de aranceles. Además, el mercado mantiene la expectativa de que la semana que viene la Fed baje las tasas de interés. “Parece que las pantallas del mundo vuelven a mirar a la Argentina”, se esperanzó un analista del mercado. Por caso, en la bolsa de Nueva York, los ADR argentinos anotaron alzas de hasta el 4,5% (Loma Negra), y con apenas dos papeles en terreno negativo (Central Puerto y Despegar).

En el segmento de la renta fija, los principales bonos soberanos nominados en dólares mejoraron hasta casi 1,2%. Por su parte, el riesgo país logró extender su tendencia bajista, al caer un 1,58% a 932 puntos básicos, pero todavía sigue en niveles elevados. Si el Gobierno quisiera salir a colocar deuda a diez años, todavía debería pagar una tasa entre un 9% y un 10%.

Por su parte, el dólar prolongó ayer su estabilidad característica del último mes y medio, y cerró casi sin cambios (avanzó apenas dos centavos) a $46,14, sostenido por ingresos del agro, que fueron repuntando en la última semana, y subastas del BCRA, en el inicio de una semana clave en términos políticos, dado que mañana se conocerán los frentes que competirán en las elecciones presidenciales. En línea, el mayorista subió cinco centavos a $44,90. El total operado cayó 11% a u$s751,3 millones.

Fue en medio de una llamativa estabilidad incluso en las monedas emergentes, y de la liquidación de divisas por parte del agro, que ingresaron en la rueda unos u$s100 millones, según fuentes del mercado. Además, como es habitual, el BCRA efectuó dos subastas de divisas, de u$s30 millones cada una, a cuenta del Tesoro. El organismo, a su vez, convalidó una nueva baja de la tasa de Leliq, que cedió al 69,241% promedio. Se adjudicaron $230.018 millones, frente a un vencimiento de $230.693 millones.

“El escenario local mantiene su estructura y con algunos altibajos determina un tipo de cambio que se mantiene en un valor que obviamente es cómodo para los objetivos oficiales. La tranquilidad cambiaria se ha constituido en una constante que por el momento es funcional a una situación equivalente en el resto de la economía local”, analizó el especialista Gustavo Quintana. Más allá de esta pax cambiaria, en el mercado no descartan una dinámica de mayor volatilidad hacia los próximos meses en vistas a la incertidumbre de los escenarios electorales, los cuales podrían abrir espacio a una mayor dolarización que requiera que el BCRA desempolve las intervenciones validadas con el FMI.

El dólar “blue” cayó 20 centavos a $45,50. En el mercado de dinero entre bancos, el call money operó al 66%. En el ROFEX se negociaron u$s716 millones. Todos los plazos terminaron con bajas de al menos 15 centavos. Los primeros meses concentraron algo más del 45% del total operado. Junio ($46,31) y julio ($48,815) cerraron con tasas del 57,31% y 62,40%. Por último, las reservas del BCRA bajaron ayer u$s69 millones hasta los u$s 64.696 millones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora