Economía

S&P plantea los riesgos para las empresas argentinas durante el próximo gobierno

Según un el último informe de la calificadora S&P Global Ratings, "ante determinados escenarios podrían plantearse cambios en derechos de exportación y en las tarifas de electricidad",

A pocos tres de las elecciones PASO en Argentina, las empresas enfrentan diversos desafíos. Si bien actualmente las encuestas muestran que los dos candidatos principales –tanto Alberto Fernández como Mauricio Macri- están virtualmente empatados, "ante determinados escenarios podrían plantearse cambios en derechos de exportación y en las tarifas de electricidad", según un el último informe de S&P Global Ratings.

La calificadora remarcó que en cualquier caso, “la deuda en moneda extranjera seguirá representando un riesgo para las empresas argentinas”, aunque aclaró que los peligros de refinanciamiento de los bonos internacionales parecen manejables, al menos hasta 2021.

Cabe recordar que las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) se llevarán a cabo el 11 de agosto y es el primer paso antes de la ronda inicial de votaciones en octubre para la elección presidencial.

Actualmente, las encuestas muestran que los dos candidatos principales –tanto Alberto Fernández (Frente de Todos) como Mauricio Macri (Juntos por el Cambio)-están virtualmente empatados, pero los resultados de las primarias podrían indicar la posibilidad de una derrota del oficialismo.

En ese marco, el informe de S&P Global Ratings sostuvo que espera que “el gobierno actual de (Mauricio) Macri y la próxima administración mantengan en general las actuales políticas fiscales y monetarias que buscan estabilizar los desequilibrios económicos durante los próximos 18 meses”.

No obstante, advirtió por “ciertos riesgos relevantes para las compañías argentinas”, que podrían aumentar ante condiciones económicas más desafiantes. En ese sentido, el informe advirtió que bajo ciertos escenarios adversos en términos económicos, “los derechos de exportación podrían volver a aumentar”.

“Vaca Muerta seguirá viva”

La calificadora remarcó que los fundamentos de negocio del yacimiento de petróleo y gas no convencional, Vaca Muerta, se mantendrían sólidos en el caso de incrementos de derechos a las exportaciones de petróleo.

Asimsimo, consideró que los fundamentos de negocio para la producción y exportación de petróleo de Vaca Muerta, en general se mantendría intacto pese a posibles cambios en las políticas de gobierno tras las elecciones. “Vaca Muerta está en camino a convertirse en la segunda fuente de exportaciones más importante en Argentina para 2024, por lo que consideramos que es altamente probable que la administración que asuma el cargo después de las elecciones continúe respaldando al sector”, destacó.

S&P Vaca Muerta.jpg

En tanto, añadió que la producción de petróleo probablemente atraiga más inversiones que el gas si las condiciones económicas y el acceso al mercado se deterioran. “Esto debido a que la oferta de gas de Vaca Muerta abastece la demanda local (con excedentes en el verano) y los incrementos futuros en la oferta no serían rentables sin una gran planta de licuefacción para que el gas se pueda exportar”, detalló.

Sostuvo que una inversión de ese tamaño podría ser menos probable en escenarios de incertidumbre política. En cambio, la producción de petróleo puede crecer con la generación interna de caja de las principales empresas en la industria —YPF anunció inversiones anuales para el petróleo de más de US$2.000 millones, mientras que otros como Chevron, Shell y Petronas también invertirían significativamente, de manera conjunta-.

Además señaló que otros participantes como Tecpetrol y Vista Oil también han garantizado fondeo para incrementar la producción, por lo que, a menos que las condiciones se deterioren significativamente, es de suponer que seguirán incrementando su producción.

“En general, consideramos que los fundamentos para este sector son bastante sólidos, pero una vez que las exportaciones de petróleo y gas crezcan sustancialmente, existe la probabilidad de que el gobierno busque más ingresos a través de un potencial incremento en los derechos de exportación”, destacó.

Tarifas de electricidad, otra área de potencial incertidumbre

Para Standard & Poors Global Ratings, el enfoque a futuro del gobierno hacia las tarifas de electricidad es también otra área de potencial incertidumbre.

“Bajo un escenario económico adverso, el futuro gobierno podría buscar atenuar los incrementos tarifarios planeados, disminuyendo así la carga sobre el ingreso disponible de los hogares, a costa del desempeño operativo del sistema”, afirmó.

La calificadora consideró que una diferencia notable entre la administración de Macri y la de su predecesor es el enfoque en las tarifas de electricidad y gas. Y remarcó que si bien la política del Presidente se ha centrado en mantener los incentivos económicos para expandir la oferta, la política anterior no estimulaba inversiones.

subsidios energeticos.jpg

“Debido a que los aumentos de tarifas son muy impopulares y generalmente aumentan la tasa de inflación, consideramos que, si las condiciones económicas empeorasen, es posible que el futuro gobierno reduzca gradualmente las tarifas, medidas en dólares estadounidenses, a expensas de las compañías eléctricas”, proyectó.

Y agregó que de manera similar a lo que sucedió bajo la administración anterior, “esta vez, vemos un riesgo de caída en las tarifas mucho más alto que en 2014 y 2015 porque ahora son más altas y requieren menos subsidios debido también a la rigidez fiscal que tampoco permite aumentos significativos en el gasto”.

Exposición cambiaria seguiría siendo un riesgo

En otro orden, destacó que la inestabilidad del tipo de cambio también ha sido un dolor de cabeza para las entidades argentinas debido a que la proporción de moneda extranjera en la composición de sus deudas es alta.

De esta manera, consideró que “los riegos cambiarios continuarán siendo un tema a seguir de cerca en los siguientes años, independientemente del resultado de las elecciones”.

Actualmente, la exposición cambiaria es un riesgo generalizado para las empresas argentinas que se podría convertir en una amenaza real si el peso se deprecia aún más. Según los datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), que comprende datos de miles de compañías argentinas, el promedio de deuda en moneda extranjera con respecto a la deuda total fue de 76% a marzo de 2019.

Deuda.jpg

Necesidades de refinanciamiento se mantendrían manejables

“En nuestra opinión, las necesidades de refinanciamiento de deuda del mercado son manejables para las corporaciones argentinas hasta 2024, con vencimientos anuales que van desde u$s1.300 millones hasta u$s2.500 millones”, afirmó la calificadora.

Y señaló que el mercado podría volverse más restringido si las condiciones económicas empeorasen, lo que desafiaría en particular a aquellas entidades que necesitan refinanciar en 2021 cuando vencen u$s2.500 millones en bonos internacionales.

“Los sectores de ingeniería y construcción, así como el de bienes raíces afrontan el mayor riesgo, en nuestra opinión, debido a sus mayores niveles de apalancamiento. Las necesidades de refinanciamiento del sector corporativo son manejables hacia 2024, con vencimientos de bonos internacionales de u$s1.300 millones a u$s2.500 millones por año. Sin embargo, si la economía se deteriora, 2021 podría traer consigo ciertos desafíos para un grupo de emisores que necesitan refinanciar u$s2,500 millones en deuda”, concluyó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario