Espectáculos

"Star Wars" se instaló con la tecnología más avanzada en Orlando

Nicolás Tarela, especialista argentino en F/X, visitó las nuevas atracciones (que incluyen el Millenium Falcon) y se las detalla a este diario.

Los estudios Disneyde Orlando acaban de inaugurar una nueva atracción sobre Star Wars. Se llama “Galaxy’s Edge”, e implica una visita al planeta Batuu. Nicolás Tarella, especialista en efectos visuales (ha trabajado, entre otros, en los films “Los últimos”, de Nicolás Puenzo, “Medianeras” y “Animal”, con Guillermo Francella) y obsesivo coleccionista de Star Wars, lo examinó personalmente y dialogó con este diario.

Periodista: ¿Cómo definiría Galaxy’s Edge?

Nicolás Tarela: El planeta Batuu es un lugar en el borde de una galaxia de la cual el visitante se siente parte, y totalmente inmerso en el mundo Star Wars. Es una estación de comercio galáctica ubicada físicamente en Disney Hollywood Studios. Es un entorno donde, por ejemplo, se encuentra el famoso Halcón Milenario, el que piloteaba Harrison Ford, a tamaño real, es decir de unos 30 metros de largo. Todo el lugar está lleno de mercados, bares y restoranes, en muchos casos atendidos por robots y empleados que se comportan como si vivieran en Batuu. Todos los carteles están escritos en idioma Star Wars, una aplicación Disney Play, y son traducidos, del mismo modo que todo se paga en créditos de Star Wars, teniendo en cuenta que 1 crédito es 1 dólar.

P.: ¿Hay atracciones en el sentido clásico de un parque de diversiones?

N.T.: Se diseñaron cuatro actividades básicas para Galaxy’s Edge pero, por ejemplo, hay una “Rise of the Resistance” que recién va a ser inaugurada en diciembre. Es un misterio hasta ahora, y el lugar permanece custodiado por empleados muy amables pero que dan poca información. Lo único que pude saber por gente de la industria es que incluirá stormtroopers en versión animatronic, que contarán con la última tecnología. La atracción que está inaugurada es el Halcón Milenario del que hablaba antes, que consiste en un grupo de seis integrantes manejando la nave por escenarios creados en 3D por Lucas Art en una pantalla de media esfera que cubre la trompa de las seis cabinas diseñadas para esta atracción, con comandos que reaccionan al estilo de los videojuegos. Para amenizar la espera está la aplicación Disney Play, donde uno puede jugar interactuando con el ambiente. Otra actividad es el taller de construcción de sable laser Savi’s Workshop Handbuilt Light Sabler, para la que hay que registrase previamente, y donde cada uno prepara el sable a construir. De ahí cada uno se lleva su sable luminoso funcional, con luz y sonido de movimiento. Mientras se construye el sable la atracción cuenta ls historia de los Jedis. Otra atracción es el Droid Depot, donde cada uno arma, diseña y finalmente activa un robot al estilo Arturito, R2D2. Este es un “ride” o paseo muy básico, pero por otro lado emocionante donde seleccionamos los elementos de nuestro droide, cabeza cuerpo y patas, que van pasando por una cinta transportadora con interiores al estilo de la nave de los Jawas de Episodio IV. Al final, tenemos un droide hecho en plástico, sin grandes detalles pero funcional.

P.: ¿Cómo es entrar en el legendario Millenium Falcon?

N.T.: Básicamente el exterior del juego es una réplica de un hangar donde está estacionado el Halcón, de 30 metros de largo, Está completo y tiene un trabajo de detalles alucinante y algunos trucos ocultos de sus constructores. Exteriormente impresiona; luego, en el camino hacia la cabina, se pasa por el hangar donde hay rampas amplias, para llegar a los pasillos de la nave y la mítica mesa de ajedrez “Dejarik”. Yo esperaba tal vez que hubiera una proyección holográfica de las figuras, pero sólo estaba la mesa vacía.

P.: ¿Hay alguna cantina parecida a la de la primera película de George Lucas?

N.T.: Existen diferentes bares y restoranes ambientados al estilo Star Wars. Una cantina se parece bastante a la del primer film, sin los clientes alienígenas pero sí con un Robot DJ, y también hay tragos con nombres de cocktails tomados en las películas, generalmente licuados frutales.

P.: Desde un punto de vista tecnológico, ¿qué es lo más sorprendente?

N.T. : El acabado realista de todo el lugar, y la limpieza extrema aunque parezca sucio. Hasta los baños están ambientados con zinguería corroída por el tiempo y la sequía del desierto. Comenzaron en 2014 y, después de cinco años, terminaron los dos parques, incluyendo 91.000 m² de rocas, 80.000 m² de yeso y siete mil piezas de utilería. Yo pude viajar a Marruecos y conocer las locaciones de Túnez del primer film, y puedo dar fe de cómo saben transformar elementos de la realidad para introducirlos en el mundo Star Wars.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario