Edición Impresa

Stornelli pide anular causa por espionaje y busca apartar al juez

Arremetió contra el juez en la víspera de su indagatoria (no asistirá). Lo recusó el mismo día que lo notificaron por dos hechos nuevos en los que se lo inculpa. Tensión se dirige hacia la Cámara MDQ. Juez repartió a Congreso pruebas de los "carpetazos".

Las cartas quedaron expuestas sobre la mesa en la causa que investiga una red parajudicial que habría actuado para cometer diversos ilícitos relacionados con maniobras de extorsión y tareas de inteligencia, y que tiene como protagonista al falso abogado Marcelo D´Alessio y alcanza al fiscal federal Carlos Stornelli. El juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla comunicó a la defensa del funcionario que lo imputa por otros tres hechos, surgidos de los intercambios de WhatsApp que mantenía con D´Alessio, y que totalizan seis hechos. Y ratificó su competencia en el expediente, pese a la presión de Comodoro Py por arrebatarle el caso. Pero la decisión, en la vísperas de la indagatoria prevista para hoy a Stornelli, precipitó que el fiscal juegue su comodín: pidió anular toda la causa y recusó al magistrado para apartarlo de la investigación. Todo esto volverá protagonista a la Cámara Federal de Mar del Plata, hacia donde se dirigen las miradas.

Stornelli acusó a Ramos Padilla de pérdida de objetividad (por citarlo a indagatoria), temor de parcialidad, y prejuzgamiento. Por eso solicitó la “insalvable nulidad del proceso” dado que el procesamiento dictado por el juez “de manera insólita, pretende hacer aparecer hechos que no coinciden con la denuncia del día 28 de enero”. En tanto, adelantó que concurrirá hasta la misma Corte Suprema en caso de ser necesario. La cuestión desató algunas sonrisas en el cuarto piso del Palacio de Tribunales. En lo técnico, el abogado de Stornelli alegó que las imputaciones extendidas al fiscal desbordaban el impulso fiscal que había delimitado el objeto procesal de la causa y que se estarían “vulnerando normas procesales”. Esto dejó en suspenso la indagatoria, que como adelantó Ámbito Financiero el pasado lunes, formaba parte de la estrategia de Stornelli: no ir a declarar como imputado en Dolores. Luego de un pedido de nulidad, todos los pasos que se lleven adelante hasta que se ratifique o rectifique el incidente son factibles de quedar anulados. Y cuando se interpone un pedido de estas características, la Cámara puede definir apartar al juez, si considera que se excedió, más allá de que Ramos Padilla rechazará la recusación. Los camaristas Alejandro Tazza y Eduardo Jimenez tendrán en sus manos la definición. Hacia allí podría dirigirse la presión de Comodoro Py que también incluye a otros factores de poder silenciosos que han entrado en un estado de nerviosismo luego de que haya estallado el escándalo con D´Alessio.

Impertérrito, Ramos Padilla insistió con su competencia y que dada la cantidad de nueva prueba que recopiló, volverá a consultar a las partes sobre el pedido de incompetencia que intentó Stornelli antes de jugar su carta fuerte e ir por la nulidad de todo lo actuado. Fue el mismo día en que el juez recibió una nueva zancadilla por parte de la Coalición Cívica, que amplió su pedido de juicio político al juez que tiene a su cargo la causa. Rara voltereta difícil de explicar en términos republicanos de respeto de la división de poderes. Ramos Padilla además convocó a una declaración testimonial para hoy a los periodistas de America TV afectados por el espionaje de D´Alessio y cuya fuente habría sido su propio compañero, Daniel Santoro. Los tomará como víctimas del accionar delictivo que investiga.

A Stornelli lo apuntó por dos nuevos hechos surgidos de los chats: uno es una maniobra contra un abogado, Javier Landaburu, graficada en la denuncia de un hijo de Ricardo Barreiro, apodado “el jardinero” de los Kirchner, que fue detenido por Bonadio y liberado por la Cámara con falta de mérito. Coincidencias: el estudio que encabeza Landaburu también representa en la causa “cuadernos” a la primera tanda de arrepentidos. Esa lista de asistidos incluye al primo del Presidente, Ángelo Calcaterra, a los exIECSA Javier Sánchez Caballero y Santiago Altieri, a los exIsolux Juan Carlos de Goycoechea y Mario Maxit. Y adicionalmente pasaron a representar a Enrique Huergo, de Dycasa y al empresario Eduardo Eurnekian. Ramos Padilla también lo acusó por tareas de espionaje relativas a otra persona, Jorge Castanon, a quien en los chats mencionan como un “bagayero” de nacionalidad peruana sobre quien el fiscal pide información a D´Alessio y este le ofrece “cortarlo” aquí o en Estados Unidos.

Ramos Padilla le envió al Congreso un paquete enorme de anexos con los hallazgos de las tareas de inteligencia de D´Alessio. Se enlistan “carpetas” con nombres sugestivos: “Operación Jaitt”, “Operación Traficante”, “Operación Fantino”, “Operación Porcaro”, “Operación Ubeira” y “Operación Brusa Dovat”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario