Edición Impresa

Suárez: "La única manera de valorar un gobierno provincial es desdoblando las elecciones"

El intendente radical de la capital competirá en internas contra Omar De Marchi (PRO) en las PASO del 9 de junio. Bendecido por Cornejo, brega por ampliar Cambiemos también en el plano nacional.

Periodista: ¿Cuál es el clima de campaña a menos de 20 días para las PASO?

Rodolfo Suárez: La campaña viene bien, estamos haciendo recorridas por toda la provincia. Los comicios desdoblados de los nacionales permiten una diferenciación. Entonces, se destaca el gobierno de Alfredo Cornejo. Y el eje central pasa a ser la continuidad de un buen gobierno. Cornejo ha normalizado el Estado. Recibió la provincia con un descalabro financiero y hoy tenemos superávit primario, servios salud, educación, seguridad.

P.: Hace hincapié siempre en el orden, ¿es la principal carta para retener Mendoza?

R.S.: Sostenemos que el orden siempre tiene que estar. Un buen gobierno permite que el estado sea parte de la solución y no del problema como era antes. La planta estatal quedará con 8.700 empleados menos, la planta de funcionarios políticos, con 200 menos. Los hospitales están funcionando y hay que resaltar la obra pública en toda la provincia.

P.: Al principio generó polémica, pero a la vista de los resultados en otras provincias parece acertada la decisión de haber desdoblado las elecciones, ¿concuerda?

R.S.: Fue una muy buena decisión de Cornejo, porque cuando se vota gobernador, hay que votar gobernador. Son dos elecciones distintas y la provincial no tiene que ver con votar un presidente. La única manera de valorar una gestión provincial es desdoblando los comicios. Es mejor para las instituciones, ya que una elección nacional no permitiría que se juzgue sobre lo hecho en Mendoza en estos años. Hemos tenido gobiernos que han sido arrasados por una elección nacional. Siempre es bueno desdoblar, más allá de la coyuntura. Además, en Mendoza los comicios están separados de los nacionales por ley.

P.: Además de separar las elecciones, también vienen diferenciando las gestiones. ¿Qué se hizo distinto en Mendoza respecto al Gobierno nacional?

R.S.: En primer lugar, Cambia Mendoza es más amplio que Cambiemos, la alianza provincial está integrada por más partidos. Una diferencia es que acá primero contamos cómo estaba la provincia. Estaba explotada, no se pagaban los sueldos, no había insumos en los hospitales. Dijimos desde el principio cómo era la situación y empezamos un camino de ajustar ni bien asumimos. Cuando llegamos al Gobierno había 500 funcionarios y 17 ministros. Hoy hay 270 funcionarios y 5 ministerios. El ajuste se hizo más rápido. En Mendoza no hubo gradualismo.

P.: Desde la Casa Rosada se desalentaron las internas y se buscaron fórmulas de consenso. Sin en embargo, en Mendoza hay dos precandidatos, ¿cree que las PASO pueden debilitarlos?

R.S.: Al existir las PASO e ir a elecciones internas con Omar De Marchi, del PRO, se abren más posibilidades para que se pueda elegir. Fortalece nuestro espacio. No lo debilita. La relación con De Marchi es muy buena, somos colegas, ambos tenemos un cargo de intendente. Y está claro que el que gane lidera el proceso y el que pierde, acompaña.

P.: ¿Cuáles serían los desafíos para una próxima gestión de Cambia Mendoza?

R.S.: El orden tiene que continuar, no se puede volver a un gobierno que desordena todo. Avanzamos en políticas de exportaciones, producimos materias primas, alimentos de todo tipo, que con el dólar alto se ven fortalecidos. Logramos avanzar en turismo. En Mendoza hay mucho turismo que viene desde Brasil, los hoteles están repletos. Tenemos mejor conectividad aérea gracias a la refacción del aeropuerto. Se puede pensar en cómo crecer en Mendoza, pero se puede siempre y cuando se mantenga un Estado ordenado.

P.: ¿En qué se diferencia usted de Cornejo?

R.S.: Coincidimos en líneas generales en el funcionamiento del Estado. Desde mi lugar en la intendencia de la capital y Cornejo como gobernador hicimos cosas en conjunto, siempre con austeridad, cuidando el peso de la gente, sin medidas populistas. Quizás en carácter seamos distintos: él es más duro y yo soy más dialoguista, pero lo importante es que coincidimos en la mirada política.

P.: Fue un año difícil para la vitivinicultura, ¿cómo está la situación hoy?

R.S.: El Estado salió a ayudar a los productores pequeños comprando la producción por la caída en el consumo del vino. Décadas atrás se consumían 50 litros per cápita al año y hoy cayó a 18. Por eso, tenemos que prepararnos para estar más competitivos y ganar mercados afuera para exportaciones. El vino estuvo en estos años perdiendo mercado frente a otras bebidas, como la cerveza, por ejemplo. Hay una política estratégica de la provincia en potenciar las exportaciones, y hoy se ve favorecida por el dólar alto.

P.: Se viene dentro de días la convención nacional de la UCR, ¿cuál es su posición respecto a Cambiemos?

R.S.: Venimos sosteniendo que sería bueno que se pudiera ampliar la cantidad de partidos que integran Cambiemos. Eso nos daría mayor representatividad. Entendemos que no queremos volver al populismo, a las políticas en las que se regalaba todo. Hay muchos sectores que no están en Cambiemos y que comparten esa visión .

P.: ¿Inclusive cree que se deberían integrar peronistas?

R.S.: Inclusive peronistas. En Cambia Mendoza estamos en un mismo espacio con el Frente Renovador, Libres del Sur, el Partido Demócrata. No es sólo UCR, PRO y Coalición Cívica. Todos lo que pensemos en ese sentido, de un estado sano, tienen que integrarse, más allá de cómo se puedan catalogar.

P.: ¿Qué análisis hace de las elecciones provinciales que se realizaron hasta ahora?

R.S.: En todas las elecciones que han pasado ganaron los oficialismos, salvo en ciudad de Córdoba, donde la UCR perdió por un error estratégico del partido. En la mayoría de los comicios provinciales ganaron los oficialismos.

P.: ¿Es optimista en que se pueda repetir ese escenario en las nacionales de octubre?

R.S.: Sí. Y en la provincia también. Creemos que primará la sensatez para continuar con una economía sana y no volver al populismo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario