Edición Impresa

Suman nuevo combo de juicios a Boudou que aguarda inminente regreso a prisión

Mientras aguarda una decisión inminente de la Cámara Federal de Casación que puede regresarlo a la cárcel, el exvicepresidente Amado Boudou comenzará a ser juzgado a partir del 12 de marzo próximo por dos causas, una vinculada a la compra de un vehículo con papeles supuestamente truchos en 1993 y otro, donde se sospecha del pago de sobreprecios en una licitación cuando estaba al frente del Ministerio de Economía. El juicio estará a cargo del Tribunal Oral Federal N°8, que fijó el comienzo de las audiencias para ese día, en el que Boudou será juzgado junto a otras personas. El exfuncionario está condenado a cinco años y diez meses de prisión por la operación de venta de Ciccone Calcográfica, ya que la Justicia entendió que él se interesó en la operación a través de otras personas para luego contraer negocios con el Estado Nacional. Se espera que en las próximas horas, la Sala integrada por Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani (que es presidente de Casación pero para esta causa pidió permanecer) defina si le da firmeza a la condena y acepta el pedido de las querellas para que Boudou regrese a prisión.

Los nuevos procesos que se agregan reiteran el juicio por la compra del vehículo marca Honda en 1993 donde Boudou ya fue juzgado, pero absuelto por otro tribunal oral diferente al que ahora llevará adelante este debate: es que la Cámara Federal de Casación Penal revocó aquella decisión y ordenó que se lo vuelva a someter a juicio. El caso analizaba la presunta adulteración de documentos en la transferencia, en 2003, de su auto marca Honda CRX, el cual compró en 1993 en Mar del Plata, antes de ser funcionario. Según la acusación, el exministro de Economía falsificó el formulario 04, donde registró una dirección falsa, el 08 con las firmas originales y el 012, pues no anotó allí el cambio de motor que hizo entre 1994 y 1995.

El otro caso unificado es por la compra de 19 vehículos de alta gama. Será juzgado bajo la acusación de “administración fraudulenta agravada por el perjuicio a la administración pública” por los sobreprecios detectados en la compra en 2009 y por irregularidades en la licitación por la adquisición de los mismos a la empresa Guido Guidi. La compra fue por un total de $2.301.227 y la sospecha, además del precio pagado, tiene que ver con que la licitación pudo haber estado direccionada.

Por ese hecho también están acusados Daniel Reposo, extitular de la SIGEN; Álvaro Palencia Reffino, director de Asuntos Administrativos, Laborales, Contractuales y Financieros del Ministerio de Economía; Benigno Alberto Vélez, secretario Legal y Administrativo del Ministerio de Economía; Fernando Guidi, presidente de la firma Guido Guidi SA, y Guido Guidi, vicepresidente de la firma.

Sin mediar licitación, el Ministerio de Economía adquirió tres Passat, tres Vento y trece Bora, de las líneas Trendline, Advance y Exclusive, por un monto total de $2.131.400: por ello, lo que se inició como una subasta pública se convirtió en privada y fue favorecida la firma Guido Guidi.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario