Economía

Sumó diciembre superávit comercial por u$s1.369 M

Devaluación y recesión mediantes, el déficit alcanzó en 2018 los u$s3.820 M, lo que implica una reducción del 54% con respecto a los u$s8.309 M del año anterior.

La balanza comercial anotó en diciembre un superávit de u$s 1.369 millones, lo que nuevamente permitió mejorar parcialmente el rojo acumulado en el año, que alcanzó los u$s3.820 millones, informó ayer el INDEC. El saldo negativo del 2018 finalizó abajo de los u$s8.309 millones de 2017 (se redujo 54%), principalmente por el impacto de la crisis cambiaria y la recesión. Que el peso se devaluara por encima del 50%, permitió comenzar a corregir gradualmente el persistente déficit de cuenta corriente que mantiene la Argentina con el exterior.

La consultora ACM destacó que el 2018 cerró “con un último trimestre muy diferente a lo que supo ser el resto del año”. “Devaluación y caída de la actividad mediante, un déficit que se encaminaba a ser uno de los más altos de una gran cantidad de años, encontró un punto de inflexión en el mes de septiembre, donde se recuperó el superávit en la balanza comercial. Los términos de intercambio empeoraron en el último mes del año”, agregó. Y resaltó que “en este caso, si hubieran prevalecido los precios de 2017 el superávit hubiera sido de u$s1.636 millones. Esto se debe a que la suba de los precios de importaciones (1,2%) fue superior a la baja de los precios de las exportaciones (-3,6%)”.

Las exportaciones en el mes aumentaron 15,4% interanual a u$s 5.282 millones debido a un fuerte incremento en las cantidades (+19,7%), ya que los precios bajaron 3,6% en el período. Las ventas de productos primarios crecieron 36,9%, seguidas por las manufacturas de origen agropecuario (+11,8%), las de origen industrial (+9,9%), mientras que las exportaciones de combustible y energía cayeron 13,5%. En términos desestacionalizados, las ventas al exterior aumentaron 1,7% respecto a noviembre. En tanto, las importaciones se desplomaron 27,1% interanual a u$s3.913 millones, pese a la suba en los precios (+1,8%), ya que las cantidades se contrajeron 28,3%.

Las compras de bienes de capital cayeron 38%, seguidas por las de combustibles y lubricantes (-33,9%), las de bienes de consumo (-33,7%) y las de piezas y accesorios para bienes de capital (-22,9%). Las que anotaron la baja más importante fueron las importaciones de vehículos automotores de pasajeros (-62,8%), mientras que las de bienes intermedios aumentaron 0,2% “debido al fuerte aumento de las importaciones de porotos de soja”, destacó el INDEC. EN términos desestacionalizados, las compras aumentaron 1,8% respecto a noviembre.

Por su parte, la consultora Ecolatina estimó que este año “la dinámica sería bastante más similar a la del último trimestre del año pasado”. “Proyectamos que las exportaciones crecerían en torno al 7% y las importaciones caerían alrededor de 10% en el acumulado anual, de modo que la balanza comercial retornaría a terreno positivo luego de dos años ‘bajo cero’, registrando un superávit cercano a u$s7.000 millones”, precisó. Además, “la incertidumbre electoral impactará de manera positiva en este frente: las presiones cambiarias que traerían las elecciones impulsarían al tipo de cambio y, con él, a la inflación”, destacó. “Este combo negativo para el poder adquisitivo podría golpear aún más a las compras externas a la par que apuntalaría la competitividad cambiaria y posicionaría a las exportaciones como una salida contracíclica. En consecuencia, lo que sería un ‘escenario pesimista’ para el resto de las variables, actuaría de manera favorable en el frente externo”, explicó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario