Economía

Superávit comercial alcanzó los u$s951 millones en julio

La balanza comercial argentina registró en julio un superávit de u$s951 millones, con el cual acumuló once meses consecutivos anotando un saldo positivo, indicó ayer el INDEC. Esto respondió al impacto de la mejora en el tipo de cambio y a la recuperación del agro junto a la ralentización del consumo interno. De esta manera, el total acumulado para los primeros siete meses del año asciende a u$s6.540 millones, por encima del rojo de u$s5.636 millones registrado para el mismo período de 2018. A pesar de la mejora en el balance externo, el intercambio comercial, que resulta de la suma entre las exportaciones e importaciones, se contrajo un 7,1% interanual a u$s 10.761 millones.

Las exportaciones aumentaron en el mes el 8,3% interanual a u$s5.856 millones, ante la suba del 20,2% en las cantidades, ya que los precios anotaron una merma del 9,9%. Las exportaciones de productos primarios y de manufacturas de origen agropecuario (MOA) registraron incrementos del 56,2% y del 9,5% interanual, respectivamente, mientras que las de manufacturas de origen industrial (MOI) y de combustibles y energía retrocedieron un 17,8% y el 6,3%. De acuerdo con el organismo estadístico, en relación con junio, las ventas al exterior crecieron el 11,9%, mientras que en términos desestacionalizados y de tendencia ciclo subieron el 7,8% y un 0,1%, respectivamente.

Por su parte, las importaciones descendieron el 20,6% interanual a u$s4.905 millones, ante una baja del 6,9% en los precios y del 14,8% en las cantidades, producto del fuerte aumento del tipo de cambio y de la recesión. Entre las principales caídas se registraron las compras de vehículos automotores de pasajeros (-49,3%), seguido por las de combustibles y lubricantes (-40,4%), las de bienes de capital (-25,3%), de bienes de consumo (-24,9%), de bienes intermedios (-8,3%) y de piezas y accesorios para bienes de capital (-4,6%). En relación a junio, las importaciones crecieron 17,5%, mientras que en términos desestacionalizados y de tendencia-ciclo aumentaron el 3,8% y el 1,9%, respectivamente. En esta línea, la entidad que dirige Jorge Todesca remarcó que “el superávit comercial fue producto de un aumento en las exportaciones, que se explicó principalmente por un incremento en las ventas de semillas y frutos oleaginosos, cereales, grasas y aceites, residuos y desperdicios de las industrias alimentarias y carne y despojos comestibles”. Pero, además, fue complementado por “una caída en las importaciones, fundamentalmente, de vehículos terrestres, sus partes y accesorios; combustibles minerales, aceites minerales y productos de su destilación; y reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos y sus partes, entre otros”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario