Al volver de las vacaciones

Suplementos

Escribe Enrique Napp

Un vehículo de las características de un todoterreno generalmente necesita más atención en el mantenimiento, debido a que las posibilidades de uso son mayores a las de un auto convencional.

En el período vacacional, muchos vehículos de estas características, que durante el resto del año se mueven principalmente por la ciudad, enfrentan situaciones de uso diferentes, más exigentes. Esta exigencia se traslada a las partes componentes, y es por esto que merecen una atención particular. Paralelamente, hoy nos enfrentamos ante una situación económica inestable que no ayuda a pronosticar el cambio de nuestro vehículo por uno nuevo y a un excesivo costo de las reparaciones.

A partir de estas premisas, el mantenimiento toma en esta época un rol protagónico para evitar costosas roturas. En estas circunstancias, poner el vehículo en condiciones no se limita simplemente al lavado intensivo, sino también a un análisis pormenorizado, según los terrenos recorridos, de cada una de las partes comprometidas.
No nos debemos olvidar de que los tiempos entre servicios que propone el manual del propietario se achican de acuerdo con el tipo de uso que le demos a nuestro vehículo. El mantenimiento personalizado debe estar programado y seguido por usted, porque sólo usted sabe a qué tipo de exigencias fue sometido su todoterreno. No se confíe en el servicio posventa íntegramente, porque es difícil que ellos imaginen las situaciones extremas -incluso las medianamente extremas- de uso. Los puntos clave.

Vados

Los vehículos que transiten en terrenos polvorientos, embarrados, mojados y particularmente los que atraviesen frecuentemente vados profundos requieren más atención. El filtro de aire es el pulmón del vehículo, sobre todo si es Diesel; llegado el caso, es el que define las prestaciones y, si se encuentra mucho tiempo sucio, hasta la vida útil del motor. Si transitamos frecuentemente por terrenos polvorientos o en playas ventosas, merece una revisión puntual al finalizar el recorrido, una limpieza con aire o directamente el recambio, dependiendo el caso. El vadeo profundo sostenido hace que debamos analizar minuciosamente la viscosidad de la grasa de los diferenciales, transferencia y palieres, generalmente debiendo cambiarla íntegramente.

Precaución

Hay vehículos que cuentan con un tapón de vadeo que se coloca antes de sumergirse; es imprescindible sacarlo luego de la hazaña, porque genera demasiada presión dentro de la caja en condiciones normales de uso, tendiendo a dañar las juntas. Un 4x4 que transita periódicamente por el barro necesita lavados completos constantes; este procedimiento tiene que ir acompañado indefectiblemente de un engrase general. Y, en el caso de los monocascos, es aconsejable la revisión y protección de rayones ocasionados por piedras o algún obstáculo que hayamos sorteado en nuestra travesía.

Algo imprescindible cuando se somete el vehículo a la torsión es el recorrido de ajuste de los tornillos del chasis; al estar flojos, pueden romper los soportes. Otros que suelen aflojarse son los de los cardanes, que, en algunos casos, al desprenderse, pueden generar una peligrosa «clavada». Tómese su tiempo, revise tranquilo y siempre tendrá un vehículo confiable.

Dejá tu comentario