Campo en baja: cae más de 33% la actividad inmobiliaria

Suplementos

Es por la subida del dólar que en sólo 9 meses superó el 130%. Creen que la situación no mejorará de cara a fin de año. Esperan un milagro para 2019.

Los números en rojo se convirtieron en un clásico para el mercado inmobiliario argentino. Y claro que esta realidad no le escapa al sector rural. Según el último informe de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) de agosto, cayó la actividad del mercado más de un 33% en sólo un año. Para los especialistas este escenario complejo se debe a dos causas determinantes: el factor climatológico que dejó miles de campos inundados y por supuesto a la suba del dólar que generó un párate en la economía en general y en el sector de real estate en particular.

El índice, que elabora la Cámara, refleja la actividad del mercado inmobiliario rural en todo el país. "Se conforma, principalmente, en base a la cantidad de campos publicados en el mercado, tanto para la compra-venta, como así también en el rubro alquileres. Otro parámetro utilizado para la medición de la actividad del mercado inmobiliario rural es en base a las operaciones concretadas durante el periodo analizado", explican los especialistas de la Cámara, que reconocen que los números preocupan.

De esta forma, las cifras arrojadas muestran que "la base del Índice elaborado por CAIR es de 97,5 puntos, que corresponde en forma histórica a su pico máximo registrado durante el mes de septiembre del año 2011. El presente es el índice número 58 de la historia de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales y corresponde el mes de agosto del 2018", destaca el informe en uno de sus párrafos, lo que muestra una caída más que considerable en sólo siete años.

Por su parte, agosto muestra un índice de actividad de magnitud similar al mes de enero y expresa claramente un fuerte freno en la actividad inmobiliaria rural. La rápida devaluación de los últimos meses, el aumento de la inflación y la suba de tasas en el mercado financiero, produjeron un combo letal que frenaron decisiones de compra de campos que ya estaban avanzadas y postergaron las operaciones nuevas ante la incertidumbre y temor hacia lo que se viene.

De esta forma, de julio a agosto la caída de profundizó 5,23 puntos. Para los especialistas el escenario empeorará de cara a fin de año y la única forma de salir de esta crisis, una de las peores para el sector, es con un" dólar estable", algo que hoy parece estar lejos de lograrse.

EXPECTATIVAS A FUTURO

De cara a lo que se viene, ningún referente del sector es positivo y aseguran que la situación irá en caída de acá a fin de año. Pero para muchos el escenario puede cambiar en 2019. Y es que el foco está puesto en las elecciones presidenciales. "Si bien son años en donde hay mayor incertidumbre, un cambio de rumbo o una confirmación hacia dónde vamos puede generar mayor confianza y un empujón hacia la compra", sostuvieron los especialistas del sector, que ante todo no pierden las esperanzas.

Dejá tu comentario