Chevrolet Tahoe Hibrid

Suplementos

El inminente crecimiento de China como gran potencia automotriz los tiene preocupados a todos. Si bien los cálculos más optimistas estiman que será en no menos de 10 a 15 años, ya no caben dudas que de seguir las cosas su curso natural esto será inevitable.
En la actualidad, General Motors y Ford están realizando uno de los ajustes más drásticos de su historia, y esta situación más allá de errores propios también se debe al operar de las marcas japonesas, principalmente el Grupo Toyota. Las cifras de ganancias, producción y ventas lo indican claramente. Ante este panorama y la «amenaza» china es interesante observar cómo tres de los grupos automotrices más grandes se están aliando para el futuro. Ellos son General Motors,
DaimlerChrysler (Mercedes-Benz, Jeep y otras marcas) y BMW que han desarrollado una alianza para producir un nuevo sistema de propulsión híbrida llamado de dos modos. General Motors ha presentado en ese sentido al primer vehículo que cuenta con esta tecnología nacida de esta unión. Es el Chevrolet Tahoe híbrido. Se prevé que el modelo híbrido de dos modos Tahoe con motor Vortec V-8 logre un aumento de la eficiencia de combustible compuesto de 25% en combinación con la tecnología de desactivación de cilindros Active Fuel Management. El vehículo híbrido Tahoe saldrá a la venta el próximo año como modelo 2008 junto al modelo híbrido de dos modos GMC Yukon. Aún no se han anunciado precios ni volúmenes de producción. El modelo híbrido es 10 mm más bajo en la parte delantera y ofrece otras características aerodinámicas en comparación con el Tahoe no híbrido. Características especiales, como insignias híbridas prominentes y un acabado exterior dorado glaciar, completan su apariencia.
El sistema completamente híbrido de dos modos de GM empleado en los autobús de tránsito urbano se estableció como el punto de partida para la colaboración de estos tres grandes grupos automotrices. El diseño combina la tecnología de una caja automática con el sistema patentado de tracción híbrida eléctrica para ofrecer el primer sistema completamente híbrido de dos modos en el mundo. Este tipo de tecnología híbrida ofrece dos modos optimizados para la conducción en ciudad y ruta.
En el primer modo, a baja velocidad, el vehículo puede operar de tres maneras: con potencia eléctrica solamente, con potencia del motor naftero solamente o en cualquier combinación de potencia eléctrica y el motor tradicional. Cuando funciona con potencia eléctrica solamente, ofrece todos los beneficios del ahorro de combustible de un sistema totalmente híbrido. Dejar el motor naftero apagado durante períodos prolongados y trasladarse a baja velocidad usando la potencia eléctrica es esencial para reducir el consumo de combustible en un tráfico denso de parada y arranque.

FUNCIONAMIENTO

El segundo modo se utiliza principalmente a altas velocidades. Además de la asistencia eléctrica, el segundo modo ofrece toda la potencia del motor de ocho cilindros cuando la situación lo exige, como al pasar a otros vehículos, transportar un remolque o ascender una pendiente pronunciada.
El segundo modo integra controles electrónicos sofisticados, como la tecnología Active Fuel Management, la sincronización de levas y el cerramiento retrasado de válvulas de admisión, que posibilitan un funcionamiento aun más eficiente del motor. Las innovaciones al sistema de dos modos permiten una composición más compacta, ya que sus motores eléctricos están diseñados para adaptarse al espacio aproximado de una transmisión automática convencional; una ventaja con respecto a la eficiencia en comparación con los típicos sistemas actuales de un modo que dependen de motores eléctricos mucho más grandes.
Un controlador sofisticado elige cuándo el vehículo debe operar en cualquiera de los dos modos del sistema de tracción. La entrada del controlador determina el torque necesario para las condiciones de conducción y envía la orden correspondiente al motor y a los motores eléctricos. El motor y los motores eléctricos transfieren torque a una serie de engranajes en la transmisión, y éstos multiplican el torque de la misma forma que una transmisión automática convencional para propulsar el vehículo. Sin embargo, a diferencia de las transmisiones convencionales continuamente variables, el sistema híbrido de dos modos controlado electrónicamente no utiliza correas.
Los cambios entre los dos modos son sincrónicos, lo que significa que no es necesario realizar modificaciones en la velocidad del motor para que ocurra el cambio de modos, y esto permite aceleraciones extremadamente suaves.
La batería de 300 voltios proporciona la potencia eléctrica para el sistema y, aunque es más grande que la típica batería para autos, está diseñada para caber en el vehículo sin ocupar el espacio destinado a los pasajeros.

Dejá tu comentario