COMPACTO JAPONES

Suplementos

Con el crecimiento del mercado, las principales marcas automotrices vuelven a animarse a traer automóviles que permiten una mayor elección para el usuario en todos los segmentos. Uno de ellos, el segmento de los autos compactos, ha perdido en los últimos años una participación considerable de los vehículos coreanos y japoneses que no están fabricados en el Mercosur. Al tener que competir sumando a su precio el arancel de 35% por importación extra zona, autos masivos como el Hyundai Atos, el Kia Picanto y el recién llegado Suzuki Swift quedan con unos precios más elevados, pero son una tentación interesante para una franja de usuarios que quiere poseer estos vehículos.

El Suzuki Swift llega importado de Japón con su gran diseño exterior y el comportamiento dinámico como sus dos grandes virtudes. Sin duda, por estas cualidades tendrá su público a pesar de quedar con un precio poco competitivo contra los productos del Mercosur. Además, la calidad de su terminación es otra de sus principales cualidades. Es importante aclarar que no tiene nada que ver con el Suzuki Fun. El Fun es el Chevrolet Celta brasileño y este Swift es uno de los últimos modelos de la marca japonesa para competir en Europa. De hecho, también se fabrica en Hungría, aunque la versión que se comercializa en nuestro país proviene de Japón. El motor tiene los valores promedio en esta clase. Es un naftero de 1,5 litro de cilindrada, con una potencia de 102 CV. Sus prestaciones son razonables, como lo indican la velocidad máxima de 177,4 kilómetros por hora y una aceleración de 0 a 100 en 10,4 segundos.

Los consumos también están en valores semejantes a los de sus competidores, pero la elasticidad podría ser mejor. Es importante saber que para adelantar a otro vehículo en la ruta conviene hacerlo siempre con la cuarta marcha. A su favor, en cambio, también al salir a la ruta se percibe que el chasis esta apto para motores más potentes, por eso su comportamiento dinámico es una virtud apoyada por el buen funcionamiento de las suspensiones y la dirección. Los frenos dotados con ABS lo detienen en distancias razonables, como lo indican los 43,3 metros que necesita para detenerse de 100 kilómetros por hora a cero.

DISEÑO

Con su diseño exterior han logrado un auto atractivo que permite un espacio interior muy bien aprovechable, pero que ha dejado un baúl con una capacidad muy escasa. Cuenta con sólo 213 litros y se suma el inconveniente de la rueda de auxilio temporal. Al tener que pagar el citado arancel de importación, el precio comparativo queda algo elevado. Cuesta 53.500 pesos, un valor que lo ubica arriba en su segmento y lo pone muy cerca de los autos medianos. Por ejemplo, el Citroën C4 nacional se consigue en 54.900 pesos. Además, aunque tiene lo básico, como los dos airbags, el ABS, aire acondicionado y un buen equipo de audio con MP3, sacrifica algo de equipamiento, comparado con otros autos compactos.
La garantía de un año o 20.000 kilómetros es muy limitada, teniendo en cuenta que existen varios autos japoneses y coreanos que ofrecen tres años o 100.000 kilómetros. En suma, el Suzuki Swift es bienvenido porque el usuario argentino tiene la opción de elegir, otra vez, un automóvil compacto japonés de última generación.

Dejá tu comentario