Con diseño deportivo

Suplementos

El Lancer es uno de los modelos más importantes para la marca Mitsubishi a nivel mundial. A través de sus generaciones ha logrado ganar el prestigio y la fama de ser un auto confiable. La novena generación acaba de llegar a la Argentina y uno de sus cambios principales se perciben en su diseño exterior. Ya no presenta una línea anodina y sin carácter, muy común en los autos japoneses de años anteriores. Como el reciente Honda Civic se ha jugado por ofrecer líneas más dinámicas y agresivas que sugieren deportividad. Una asociación acertada para un modelo que se ha consagrado por ser uno de los grandes referentes del rally mundial.
Sin dudas, busca captar a un número mayor de clientes eligiendo el camino del dinamismo. Una prueba con la versión GT nos permitió confirmar su nueva estrategia.
Entre los aspectos más destacables están el cambio notorio de su diseño. Más allá de los gustos personales, este auto le gusta a la mayoría, y el dinamismo deportivo que sugiere su diseño se ve reflejado en el placer de manejo que se obtiene a través de un chasis robusto y que genera un gran comportamiento dinámico.
Además, las suspensiones, dirección y frenos contribuyen a lograr un automóvil muy eficiente en términos de placer de manejo.
Sin embargo, tiene dos caras; por un lado las cualidades enumeradas y la capacidad de rebajar las marchas que brinda su caja de velocidades con el sistema de variador continuo (CVT), están a favor de su deportividad. Por el otro, parece un cordero con piel de lobo porque su motor de dos litros y 154 CV no logra prestaciones interesantes y la caja no genera adrenalina cuando se suben los cambios; más bien todo lo contrario. Se la percibe perezosa al momento de subir las vueltas. Sin dudas, una caja manual sería más apropiada.
Una velocidad máxima inferior a los 200 kilómetros por hora y una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora de 11,1 segundos no son cifras dignas de un deportivo.
Al ser fabricado en Japón, debe pagar 35% de arancel de importación como producto extrazona. Junto con la revalorización del yen (la moneda japonesa) no logra un precio más competitivo.
La capacidad del baúl con 377 litros es escasa, pero el espacio interior es muy bueno.
Como todos los productos de Mitsubishi cuenta con una garantía excelente de tres años o 100.000 kilómetros.
En seguridad se distingue por tener el control de tracción y de estabilidad; y por la adopción del airbag de rodilla para el conductor. (¿Y el acompañante por qué no?) Sólo le faltan los faros de xenón.
El equipamiento de confort sobresale por el sonido que genera su equipo de audio.
En suma, su comportamiento dinámico asegura un gran placer de manejo y respalda el diseño deportivo. Esas son las mejores cualidades del modelo.

Dejá tu comentario