1 de abril 2008 - 00:00

Contacto en Francia

Contacto en Francia
Los concept cars suelen adelantar las tendencias de una marca. Uno de los últimos prototipos presentados por Citroën es el C-Métisse. En promedio, un concept suele tener un valor aproximado al millón de euros, teniendo en cuenta todo el proceso de su desarrollo. Ambito Financiero tuvo el privilegio de manejar este vehículo en Aulnay (Francia) que fue una de las grandes novedades de la marca en el Salón del Automóvil de París 2006.
En general, un concept car suele ser una única unidad en el mundo y en el caso del C-Métisse muchos medios franceses aseguraban en el momento de su presentación que es un vehículo que muestra cómo podría ser un automóvil del año 2015. Por su valor manejar esta clase de vehículo tiene que ser una tarea de mucho cuidado, y dentro de un circuito interno que tiene la compañía pudimos realizar un manejo breve de la unidad. El diseño de las luces interiores y teclas especiales llama la atención de inmediato y logra que uno quiera tocar todo, como un niño.
El desarrollo interesante de este vehículo es que adelanta el futuro de la movilidad del automóvil a través de la unión de un motor diésel con dos eléctricos ubicados en las ruedas traseras.
Por un lado, cuenta con un motor diésel de seis cilindros HDi con filtro de partículas (FAP), asociado a una caja de cambios automática de 6 velocidades, que impulsa a las ruedas delanteras y cuya potencia es de 208 CV. Además, dispone de dos motores eléctricos implantados en las ruedas traseras, que desarrollan un par motor unitario de 400 Nm y una potencia unitaria de 20 CV. Gracias al sistema híbrido diésel, es muy respetuoso con el medio ambiente. Especialmente en uso urbano, con el modo ZEV (Zero Emission Vehicle), que permite utilizarlo en un modo totalmente eléctrico y todo ello en el más absoluto silencio.
En aceleraciones repentinas sorprende el ruido a turbina de avión que sale de su escape, similar al que percibimos en el Peugeot 908 HDI de competición.
El consumo promedio del concept car es de 6,5 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de CO2 de 174 g/km.
Para acelerar existe una función denominada «boost» que añade al par del motor térmico el de los motores eléctricos y permite obtener unas prestaciones dignas de un gran deportivo, sin penalizar el consumo. El 0 a 100 km/h se alcanza en 6,2 segundos y los 1.000 m, saliendo desde parado, se logran en 25,4 segundos. A modo de ejemplo, el paso de 80 a 120 km/h se hace en 4,2 segundos. Además, durante el período de «boost», el vehículo tiene 4 ruedas motrices, puesto que los motores eléctricos impulsan las ruedas traseras, mientras que el motor térmico hace girar las ruedas delanteras: así, la motricidad está perfectamente garantizada.

Dejá tu comentario