El peligro de ser jóven

Suplementos

En la lista lamentable de los países con mayores muertos por accidentes viales la Argentina se ubica entre los primeros lugares. Esta realidad difícil de digerir es un problema que necesita del apoyo de todos para modificarla en forma positiva. Sin embargo, no somos los únicos con dificultades en seguridad vial. El hecho de darle la posibilidad de manejar un automóvil a un joven de 15 a 17 años está siendo un tema de análisis en varios países.
Las preguntas fundamentales que debemos hacernos como sociedad son: ¿Cuál es la edad lógica para otorgarle el registro de conducir a un adolescente?
¿Un joven tiene la capacidad suficiente para hacerlo sin riesgos?
Estados Unidos está teniendo muchos problemas con su ley que permite que un joven de 16 años pueda tener un arma (las muertes masivas en los colegios son un claro ejemplo), y además tiene problemas con su juventud al momento de conducir.
En Estados Unidos, y según datos de la American Automobile Association (AAA), las pérdidas anuales derivadas de estos choques ascendieron a 34.000 millones de dólares solamente durante el año 2006, contabilizando gastos médicos, pérdidas de días laborales, daños a la propiedad, problemas de congestión y pérdida de calidad de vida, entre otros.
Según esta asociación, los conductores de entre 15 y 17 años se vieron envueltos en un millón de accidentes en 2006, resultando en 406.427 heridos y 2.541 muertos.
Sólo las muertes generaron unos gastos de 3,8 millones de dólares en promedio, mientras que los accidentes con heridos salieron 50.512 dólares.

¿Una licencia gradual?

La recomendación de este organismo es que los estados de la unión comiencen a aplicar una estrategia de licencias graduales, impidiendo a los conductores jóvenes durante los primeros años circular de noche y con pasajeros de la misma edad. Según la entidad, este tipo de permisos ayuda a reducir en 38% el número de accidentes mortales entre adolescentes.
Es evidente que la salida en grupo del fin de semana es un gran problema para la juventud al volante de un automóvil. En varios locales nocturnos de Estados Unidos comienza a aparecer un nuevo empleo llamado «Angel Driver».
Este «ángel» se encarga de llevar a la persona hasta su casa cuando sale del lugar nocturno. Implementar este tipo de trabajo puede ser una de las soluciones y también hay que tomar conciencia que en algunas situaciones particulares es mejor que su hijo pida un taxi, llame a un remise, o se tome un colectivo para volver a casa. Para pensar, antes de que sea tarde...

Dejá tu comentario