18 de marzo 2008 - 00:00

EL TECHO COMO SALVAVIDAS

EL TECHO COMO SALVAVIDAS
En los accidentes por vuelcos uno de los elementos más difundidos es el airbag llamado de cabeza o de cortina, según la marca de automóvil.
Estos airbags que cubren los laterales del auto son los aliados perfectos para disminuir las consecuencias graves de un vuelco ya que a diferencia de los airbags frontales y laterales, los de cabeza continúan inflados alrededor de 15 segundos en caso de que el accidente implique varios vuelcos sucesivos. También, es muy importante tener el control de estabilidad porque puede llegar a eliminar directamente la posibilidad de volcar o en su defecto, si el vuelco es inminente, logra reducir la velocidad y la fuerza del impacto.
Sin embargo, un aspecto poco difundido es la protección que el mismo techo puede ofrecer.
En Estados Unidos han debatido fabricantes y expertos en seguridad respecto a si la resistencia de los techos tiene alguna incidencia en la cantidad de muertes por vuelco. La mayor parte de la atención ha estado puesta en los todo terreno, modelos que por su elevado centro de gravedad son los más proclives a ese tipo de accidentes, registrando 50% de víctimas mortales.
El Instituto Asegurador para la Seguridad en Carretera (IIHS) ha dado a conocer un estudio que prueba que una mayor resistencia en el techo podría reducir el número de heridos entre un 39% y un 57%.

11 modelos a examen

De los 11 modelos usados para las pruebas, el gran ganador fue el Nissan
X-terra 2000/2004, cuyo techo fue capaz de soportar casi 5 toneladas y media de peso antes de hundirse 5 cm. En comparación, el peor fue el Ford Explorer de 2000, mostrando una deformación de 25 cm.
Los todo terreno evaluados eran desde el año 1996 hasta 2005. Se incluyeron el Chevrolet Blazer de l996-2004, Chevrolet Trailblazer 2002-05, Dodge Durango 1998-2003, Ford Explorer 1996-2001, Ford Explorer 2002-04, Jeep Grand Cherokee 1996-98, Jeep Grand Cherokee 1999-2004, Jeep Liberty 2002-05, Mitsubishi Montero Sport 1997-2004, Nissan X-terra 2000-04, y Toyota 4Runner 1996-2000.
Además, los investigadores revisaron los datos de 23.000 accidentes con vuelco ocurridos entre los años 1997 y 2005, en los que estuvieron involucrados los mismos 11 modelos del estudio. La conclusión fue que existe una correlación muy importante entre muertes y resistencia del techo. El instituto asegura, basado en estas pruebas y estudiando cada accidente, que 212 muertes de las 668 que se produjeron en Estados Unidos en 2006 se hubieran prevenido siendo más exigentes en la fabricación del techo como elemento de seguridad.
En el año 2005 en ese país, el gobierno propuso como ley que el techo debería pasar de soportar 1,5 más el peso total del vehículo a 2,5. Esta medida junto con el uso del control de estabilidad reducen el riesgo de muerte en 69% en autos convencionales y 72% en los todo terreno.

Dejá tu comentario