La crisis no opaca la fiesta

Suplementos

La estrategia de los fabricantes está basada, y ello puede verse en París, en la avalancha de nuevos modelos cada vez más diferenciados porque quieren buscar una nueva tipología de clientes. Los fabricantes parecen haber optado por hacer menos alarde en la exhibición de coches concepto -concept car- y presentar realidades para el comprador o, a lo sumo, prototipos que son casi modelos definitivos.
En esta carrera de diseño y desarrollo, el Salón de París muestra cómo está fragmentado el mercado. Ya no dominan las berlinas de tres cuerpos, porque ése es un terreno tomado por las nuevas filosofías del espacio, la extravagancia, la distinción o cualquier otro atributo que demande el mercado.
Al margen del sitio de las berlinas, París muestra un buen puñado de coches con «encanto», todoterrenos, casi todos de lujo, deportivos y con más insistencia los monovolúmenes.

Puede ser catalogada como coche con encanto la novedad mundial de Citroën, un C3 firmado como Pluriel que puede utilizarse como utilitario, descubierto, cabrio o pick-up. Este original vehículo se producirá en exclusiva mundial en la factoría española de Villaverde, en Madrid.
Otra prueba de «encanto» es el nuevo Micra de Nissan, un utilitario basado en el avanzado diseño del nuevo Primera. Este Micra ha sido exhibido también en una versión C+C que sigue los pasos del Peugeot 206 CC, como también lo ha hecho Ford con sus StreetKa y StreetCoupé. Peugeot, como precursor de este concepto (coupé más cabrio), ha seguido avanzando en la línea y ha presentado la misma idea trasladada al modelo 307. También el denominado modelo Cezanne que será el nuevo 107.

El Salón de París puede marcar récords en esta edición en la presentación de modelos deportivos. La deseada Ferrari lo ha hecho con un espectacular Enzo de 660 caballos de potencia, en tanto que Bugatti presenta su no menos espectacular bólido de 1.000 caballos que será comercializado el próximo año.

Menos estridentes, pero igualmente efectivos en una conducción apasionada, son las berlinas sobrealimentadas, con el Alfa Romero 147 GTA o el Volvo S60R, que promete 300 unidades de potencia. Audi, que gusta de hacer versiones extremas, ha puesto de largo en París la versión S4 del A4, con casi 350 caballos, en tanto que BMW ha aprovechado la cita francesa para poner en acción el roadster Z4, heredero y sustituto del Z3.
Se destaca en este capítulo la apuesta tecnológica de Opel, con la ayuda de Fiat. Se trata del Eco-Speedster, un deportivo de pequeñas dimensiones equipado con un motor diesel de 1,3 litros y 112 caballos de potencia, de procedencia Fiat, que puede lanzar al coche a 250 k/h y consumir sólo 2,5 litros de gasoil.
En todoterrenos pueden contemplarse los nuevos Porsche Cayenne, el Touareg de Volkswagen y el imponente Hummer H2, que puede ser con-
siderado como la máxima expresión de los fuera de asfalto.

En el apartado de vehículos que pueden considerarse «compra inteligente» hay varios protagonistas. Renault firma una de las estrellas del Salón, la familia Mégane.

De momento en versiones de tres y cinco puertas que se fabrican en la factoría española de Palencia. En Ford se pueden ver el Fiesta de tres puertas y el Fusion derivado de él, que llegará al mercado en los próximos días, así como un prototipo de monovolumen derivado del Focus.
La organización espera que hasta el día 13 de octubre el Salón marque un nuevo récord de visitantes y supere el 1,43 millón de la última edición en el año 2000.

Dejá tu comentario