¿La pick-up del futuro?

Suplementos

En mayo de 2008 por primera vez en 22 años las pick-ups de la Serie F de Ford han dejado de ser el vehículo más vendido del mercado norteamericano. Su posición de líder ha sido ocupado por el Honda Civic, y además ha caído al quinto lugar de ventas.
También los todoterreno grandes están sufriendo este cambio de mentalidad en el consumidor norteamericano. En el mismo mes las ventas del Lincoln Navigator cayeron 37%, mientras que las del Expedition se desplomaron 43%. Como resultado de eso, Ford Motor Company anunció que su planta de Wayne, Michigan, que es donde se ensamblan ambos vehículos, se cierra por nueve semanas. Mientras el establecimiento se encuentra detenido, la marca aumentará su producción de automóviles de pasajeros para suplir la demanda actual del mercado de vehículos más pequeños y eficientes.
El actual precio de la nafta, el pobre desarrollo de la economía estadounidense y el creciente precio de las materias primas llevará a la marca a producir 690.000 vehículos en lo que queda del segundo trimestre de 2008, reduciendo así en 20.000 las unidades respecto de las expectativas iniciales y 15% respecto del segundo trimestre de 2007. Para el tercer trimestre de 2008 el nivel de producción caerá para ubicarse entre las 510.000 y las 540.000 unidades, lo que es entre 15% y 20% menor que el mismo período de 2007.
Toyota también evalúa serios cortes de producción en la planta de sus pick-ups norteamericanas, sin embargo cree que el modelo grande continuará teniendo un rol importante en el futuro.
Su prototipo A-BAT demuestra que un vehículo pensado con un mejor cuidado del medio ambiente puede ser posible, especialmente si se realizan pick-ups con propulsión híbrida.
Los paneles solares traslúcidos en la superficie superior del tablero de instrumentos capturan la luz del sol y la convierten en energía, mostrando el carácter «verde» del vehículo. El exterior fue hecho a mano por el principal diseñador Ian Cartabiano de Calty Project y el diseñador creativo Matt Sperling. Integraron la filosofía de diseño de Toyota, «claridad vibrante» en el exterior manteniendo el diseño moderno, quebradizo y funcional.
La mirada única del concepto es una combinación de las superficies grandes del cuerpo, de los planos superficiales apretados de intersección, de las líneas quebradizas y del perfil trapezoidal.
En el sector de carga se encuentran un kit de primeros auxilios y una linterna integrados en la puerta posterior, y un enchufe especial de corriente alterna.

fibra de carbono y aluminio
Se aplicaron materiales de construcción ligeros, tales como fibra de carbono y alumi-nio, al tablero de instrumentos, a la consola y a los asientos para aumentar la rigidez estructural.
El A-BAT permite ubicar con comodidad a cuatro personas ofreciendo numerosas configuraciones de sus asientos y del almacenaje. Además, los asientos posteriores se pueden plegar para obtener un mayor espacio de carga.
En su interior se puede disfrutar de Internet Wi-Fi y tiene un disco duro que permite almacenar música en diferentes formatos.
Toyota espera aplicar en poco tiempo muchas soluciones presentadas en este concept truck, y como están los tiempos no sería nada descabellado pensar que será la primera marca en ofrecer una pick-up con un sistema de propulsión híbrido, es decir que unirá un motor naftero o diésel con uno eléctrico lo cual
le permitirá reducir los consumos y las emisiones.

Dejá tu comentario