Más moderno y elegante

Suplementos

Se trata de una versión totalmente renovada, mantiene el nombre de su antecesor, pero poco tiene que ver con éste. Aparte de lo estructural y estético, ha adoptado nuevas motorizaciones nafteras y diesel a pesar de que la versión probada, la V6, mantiene la motorización anterior con leves mejoras.
El nuevo Mondeo se ha transformado en un auto con una propuesta más clásica de la que nos tenía acostumbrados. Sus líneas netamente conservadoras se fusionan en particular sobre el frente con el estilo New Edge impuesto desde hace unos años y que pretende seguir incorporando en diferente grado a todos sus productos. Este estilo, desarrollado para atraer al público más joven hacia esta tradicional marca, se contrapone con el espíritu orientado al tradicional usuario de Ford y en particular al del Mondeo; por eso se utilizó una moderada dosis de manera ingeniosa y efectiva para reforzar la imagen de marca.

Ha crecido en tamaño, es 18 centímetros más largo y seis más ancho que su antecesor, acercándolo en comodidad a un segmento superior y a la altura de sus tradicionales rivales, el VW Passat y el Peugeot 406. Estos centímetros de más, en su mayoría ubicados entre los ejes, mejoran de manera sustancial la accesibilidad a las plazas traseras, porque ahora la distancia entre el parante central y el asiento es más amplia. Grandes superficies vidriadas, buena luminosidad y una excelente visibilidad otorgan al interior una agradable sensación de amplitud. Regulación de altura y profundidad de la columna de dirección junto con una butaca con regulación eléctrica que complementa los movimientos tradicionales con la regulación de altura y ángulo del cojín hacen que encontrar la posición de manejo ideal sea muy simple.

Con respecto a la estética, el interior del nuevo Mondeo mantiene la sobriedad exterior. Las formas particulares utilizadas en las gamas inferiores aquí no tienen cabida, y sólo el reloj análogo ubicado en la parte superior de la consola central esgrime una forma ovalada como para recordarnos que estamos en un Ford. Diferentes texturas que pasan por un piqué en la plancha, incrustaciones de madera negra tonalizada al negro en algunos sectores, un clásico cuero picado y algunos detalles de color aluminio generan un ambiente que mezcla lo elegante con lo deportivo.

El equipamiento es completo, a la altura de lo que un usuario de este tipo de vehículos espera, con gran cantidad de elementos de confort. Ofrece teclas bien ubicadas, de fácil accionamiento, junto con un cuadro de instrumentos completo y de fácil lectura. El climatizador es automático, monoambiente, con un display que indica la temperatura elegida y cuatro opciones de salida de aire. La guantera, por su parte, está climatizada y es lo suficientemente amplia. También en esta versión Ghia, encontramos cruise control y techo solar eléctrico como equipamiento de serie.

Las mismas virtudes

El Mondeo siempre fue un vehículo con un desempeño dinámico notable, y este nuevo producto supera las expectativas en tal sentido. Es muy previsible y responde a las órdenes del volante con la docilidad y la agilidad de un auto de menor tamaño en ciudad, mientras que en la ruta, su terreno ideal, la dirección ofrece la asistencia justa. Cualquiera sea la solicitación, el Mondeo no pierde la línea, no se inmuta ante las imperfecciones de nuestras castigadas rutas. La suspensión bien configurada en tal sentido no altera el confort de marcha necesario en este tipo de berlinas, sino todo lo contrario. Es destacable también, en lo referente al confort de marcha, lo eficiente que resulta el correcto aislamiento de ruidos aerodinámicos, mecánicos y de rodamientos a velocidad crucero.

El motor V6 que equipa a esta versión es el mismo de la anterior. Este es el único Mondeo que no estrena motorización; desde el TDi hasta el 2 litros cuenta con motores de última generación. Ofrece 173HP a 6.250 vueltas con 2,5 litros y cuatro válvulas por cilindro, se destaca por lo silencioso a pesar de que un logrado trabajo sobre el sonido del caño de escape nos recuerde siempre la potencia disponible. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y logra una velocidad final de 223,6 km/h. Donde no se destaca es en el consumo: necesita 9,7 litros de combustible para recorrer 100 km a 120 km/h.

Cuenta también con control de tracción, pero en esta nueva versión se ha logrado que la estructura sea 50% más rígida, un detalle que lo hace más eficiente en el comportamiento dinámico y en la seguridad pasiva.
Cuenta con estructuras independientes diseñadas para absorber impactos a velocidades de hasta 15 km/h con el objetivo de reducir las roturas y, por consiguiente, los costos y tiempos de reparación. También en lo referente a la seguridad pasiva, cuenta de serie con cuatro airbags; dos delanteros y dos laterales.

Dejá tu comentario