Mercedes Benz CLS el ingreso A un nuevo mundo

Suplementos

Escribe Sebastián Ramos Obregón
Con el término «crossover», la industria del automóvil nos muestra cómo será el auto del futuro, y dentro de esta nueva tendencia uno de los mejores ejemplos actuales es el innovador Mercedes-Benz CLS. Con una línea muy vanguardista, es la primera coupé cuatro puertas del mundo. Con dimensiones generosas, su diseño es un verdadero ejemplo, porque más allá de los gustos personales tiene unas líneas de vanguardia y al mismo tiempo es increíble cómo, a pesar de ello, sigue teniendo rasgos característicos de un Mercedes. Sin dudas, se trata de un diseño que hará escuela. Una prueba exclusiva con el 500 nos permite conocerlo a fondo. Todo está pensado para obtener el máximo confort, pero como viene sucediendo en estos últimos años, tiene una respuesta dinámica cada vez más deportiva en cuanto se quiere aprovechar todo el potencial disponible de su motor 8 cilindros con 306 CV de potencia. Desarrolla una velocidad máxima de 251,4 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 en 6,7 segundos. Los consumos, mientras se conduzca con delicadeza, son lógicos, pero en cuanto se le imprime un ritmo un poco mas rápido, sus 8 cilindros y su peso de 1.810 kg se hacen sentir. El motor dispone de un sistema que desactiva los cilindros en cuanto se sostiene una velocidad determinada. Por ejemplo, si está circulando por mucho tiempo a 120 kilómetros por hora trabaja en cuatro cilindros, con lo cual disminuye el consumo. La elasticidad que tiene es brillante, como lo indican los 4,9 segundos que emplea para pasar de 80 a 120 kilómetros por hora.
La insonorización es irreprochable y la forma contundente, y a la vez progresiva y fluida, con la cual el motor entrega su caudal de energía es sencillamente espectacular. Se le puede pedir todavía mayor potencia porque hay competidores que ya lo han hecho, pero no se puede negar que sigue obteniendo prestaciones fuera de serie.
Al impulsor lo acompaña una nueva caja automática de 7 marchas, que en los rebajes de acuerdo con la situación de manejo es capaz de rebajar hasta cuatro marchas. Por otro lado, se puede cambiar en forma tipo manual secuencial, aunque en la práctica no suben de marcha con tanta eficacia como una manual o con el programa directamente en automática. Sí es útil en algunas curvas para realizar los rebajes.
La posición de manejo es excelente. Los asientos delanteros tienen varias funciones que se encuentran en muy pocos automóviles. Cuentan con masaje, calefacción y ventilación (las dos con tres niveles), y por si fuera poco, tienen el llamado respaldo dinámico. Presionando una tecla que dice Dynamic ubicada en la parte baja del asiento, el respaldo es capaz de modificarse de acuerdo con el camino para obtener una mayor sujeción lateral del cuerpo. El volante, con su buen grip y grosor, contribuye con sus amplias regulaciones de altura y profundidad. A pesar de tener una cantidad apreciable de mandos y botones, todos se encuentran bien a mano, pero el tablero de instrumentos no nos convenció mucho. Nos hubiese gustado que adopten el que lleva la Clase S, ya que éste es el mismo del Clase E y tiene un enorme reloj analógico que en forma digital y pequeña informa la temperatura del motor y los litros del tanque de nafta.
El espacio interior es muy bueno para cuatro pasajeros, pero atrás las personas altas pueden rozar contra el techo, y además no está preparado para ubicar a un quinto pasajero. Tiene sólo cuatro plazas. El baúl tiene una interesante capacidad de 495 litros con un largo admirable con el cual se obtiene una practicidad notable.
El comportamiento dinámico es sobresaliente. Tiene una suspensión neumática semiactiva, denominada Airmatic DC, con tres niveles: confort, deportivo 1 y deportivo 2. En cualquiera de ellos se obtiene una marcha ejemplar y realmente se perciben las diferencias entre los programas confort y deportivo 2. Con esta elección, el auto se inclina mucho menos y adopta un comportamiento muy deportivo. El confort de marcha sigue siendo una de sus grandes virtudes y esto es notorio teniendo en cuenta que adopta unos neumáticos con perfil 40 y de 18 pulgadas.
La dirección es muy rápida y precisa, pero a altas velocidades nos gustaría que fuese un poco más dura, es decir está un poco sobreasistida.
Los frenos demuestran un sistema muy eficaz con un pedal que permite graduar muy bien la frenada por medio de un muy buen recorrido. Incorporan un adelanto tecnológico que es el freno electrohidráulico (SBC), con el cual obtiene distancias muy cortas de frenado y otro tacto en el pedal de freno que permite una buena dosificación del frenado con una acción realmente tempestiva ante una frenada de emergencia ayudado por el sistema de asistencia al frenado (BAS).
La terminación y la solidez estructural son dos virtudes que se aprecian con el correr de los kilómetros y la sensación en este sentido es que se está manejando un tanque de guerra.
El sistema de luces es impresionante. Dispone de faros xenón tanto para las bajas como para las altas, una luz adicional que ilumina las curvas cuando se dobla, y una iluminación interior ideal para dos enamorados.
De seguridad se destacan los 8 airbags, que trabajan como 10, el control de tracción (ASR), el de estabilidad (ESP), el ABS y el citado BAS. Por si esto fuera poco, es uno de los pocos autos del mundo que cuenta con un sensor de vuelco que ante la inminencia de éste activa los pretensores del cinturón y los windowbags, es decir los airbags que cubren las ventanillas laterales.
No hay competidor que ofrezca un nivel tan elevado de protección, pero es una pena que todavía no traiga el radar anticolisión (Distronic) que en Europa se consigue por 2.424 Euros. Sí tiene el control de presión de neumáticos y el keyless-go. Con este sistema se elimina la tradicional llave para abrir las puertas y arrancar el auto. El conductor a través de emisiones de radio con sólo llevarla consigo logra que los seguros de las puertas ya estén abiertos y para arrancar el auto sólo necesita apretar un botón.
Por otro lado, el sensor acústico y con señales luminosas Parktronic ya está desactualizado ya que existen autos que disponen de cámaras para mostrar lo que se ve atrás. Aunque el equipamiento que tiene de confort y seguridad es para el elogio, estos faltantes también merecen mencionarse. La visibilidad posterior, producto de su diseño, es limitada.
Mención aparte merece su eficaz equipo de climatización que es capaz de brindar cuatro temperaturas diferentes en su interior. La garantía de 2 años debe ser replanteada. No puede ser que las pick-up de trabajo como la Toyota Hilux, Nissan Frontier, Chevrolet S 10 y Ford Ranger tengan tres años o 100.000 kilómetros. Es decir, que ofrezcan más respaldo que un Mercedes con un costo superior a los 100.000 dólares.
En suma, la nueva Clase CLS se adelanta a sus competidores y hace honor a uno de los eslóganes de la marca. El que dice: «Mercedes-Benz, el futuro del automóvil». No hay dudas que a partir de él habrá muchas coupé cuatro puertas. Inclusive, dentro de la misma compañía.

Dejá tu comentario