Reforma tributaria: gradualismo tiene que ver con las cuentas fiscales

Suplementos

Se trata de una batería de medidas que intenta lograr un sistema de tributación a nivel nacional, provincial y municipal más ordenado y más moderno.

Los cambios que el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso tienen cuatro ejes bien definidos: la responsabilidad fiscal de los gobiernos subnacionales, el sistema tributario nacional, los recursos de la seguridad social y para cerrar el paquete, el derecho laboral.

De los tres primeros aspectos, Novedades Fiscales tuvo la oportunidad de charlar con el subsecretario de Ingresos Públicos, Andrés Edelstein, quien resaltó los porqué de algunas modificaciones como también los efectos buscados por el Ejecutivo al impulsar estas medidas.

A continuación se reproduce la entrevista que concedió Edelstein al suplemento.

Periodista: ¿El Consenso Fiscal a qué apunta en materia tributaria?

Andrés Edelstein: Creo que es una batería de medidas que apuntan en gran parte a lograr un sistema de tributación a nivel provincial y en algunos casos municipal, más ordenado y más moderno, evitando muchas de las distorsiones que hoy se generan en materia de Ingresos Brutos por extraña jurisdicción, por el tipo de alícuotas aplicadas no de manera uniforme, por el tema de los saldos a favor que se generan por sistemas de retención, por las cuestiones de tributación municipal que también están, digamos, fuera de la razonabilidad del costo de la prestación de servicio, etc. Son una serie de medidas tomadas con mucha responsabilidad, seriedad y profesionalismo por todas las jurisdicciones que han intervenido y se ha logrado ese acuerdo muy importante que en gran medida tiene que ver con las cuestiones impositivas, pero también con las controversias o con los litigios por coparticipación y cuestiones afines.

P.: Además la Corte puso coto a las alícuotas extraordinarias o diferenciales.

A.E.: Si y a pesar de que todavía no estaba el fallo de Corte, se estaba trabajando para eliminar esa distorsión, varias de las provincias ya lo estaban analizando para ver cómo poder salir de esa cuestión y por eso digo que hubo mucha seriedad en el análisis. Se hicieron los cálculos, los impactos, etc., y se trata de un ordenamiento del sistema dentro de lo posible, según las cuentas fiscales. Creo que acá hay un paquete sólido que es sustentable en el tiempo y que hay una convicción de todos los que han firmado de que es este el camino a seguir.

P.: ¿Vamos impuesto por impuesto? En Ganancias, el que reinvierta va a pagar 10 puntos menos que quien distribuya, pero se aplicará gradualmente. ¿Cuál es el efecto buscado?

A.E.: Se buscan dos objetivos; el primero es alinear la alícuota de impuesto que tributan las empresas, que pueden ser micro, pequeñas, medianas, grandes o multinacionales; no hay diferencia, les toca a todos por igual, con lo cual no es para las grandes corporaciones como se dice, es para cualquier empresa de cualquier magnitud.

P.: ¿Pero las pymes, por su parte, tendrían la ley de fomento?

A.E.: Por supuesto, tienen una ley adicional que es la ley pyme, pero esa misma pyme puede tener una alícuota del 25% cuando ya esté en vigencia la reforma. Entonces el primer tema es alinear la alícuota del impuesto que pagan las empresas a los estándares internacionales. La alícuota del 35% que tenemos en la actualidad está muy por encima de la que se aplica en el resto del mundo incluso en América Latina, con lo cual obviamente competimos con esas geografías y al tener una tasa muy elevada nos posiciona mal en la competencia por las inversiones, los negocios, etc.

P.: Pero volviendo a la diferencia de tasa para quien no distribuya ¿cuál era el otro objetivo?

A.E.: El segundo de los objetivos que se persigue es justamente fomentar la reinversión, con lo cual con este mecanismo de que la alícuota es menor, en la medida en que no se distribuyan las utilidades, obviamente se genera el efecto de fomentar que se apliquen los excedentes en la misma empresa.

P.: Y el gradualismo ¿no conspira contra la inversión?

A.E.: No, porque en definitiva cualquier inversión tiene un recorrido o un plazo de maduración con lo cual las inversiones que se estén haciendo ahora no necesariamente van a generar una utilidad en el mismo período fiscal. Ya saber que en 2018 la alícuota baja al 30%, en el 2020 al 25% es importante en cualquier contexto de una inversión que realice flujo de fondos a futuro, obviamente le va a estar impactando la alícuota y si necesita 2, 3 años de maduración, como necesitan muchas empresas o proyectos, el "timing" está bien. El gradualismo como muchas otras cosas tiene que ver con las posibilidades de las cuentas fiscales.

P.: Dentro de Ganancias, la renta financiera, ¿qué sentido tiene?, cuando en realidad la mayoría de las empresas lo pagan porque son sujetos del ajuste por inflación.

A.E.: Ese es un muy buen punto, dado que siempre se ha hablado que la renta financiera no está gravada o no tributa, lo cual no es así. En gran medida las empresas están alcanzadas por Ganancias por toda la renta financiera de manera que ahí no había nada por cambiar. Ahora bien, con lo que tiene que ver con las personas físicas, los individuos, hay una cantidad de exenciones para renta financiera que desde el punto de vista estrictamente fiscal, no es muy equitativo que existan. En la mayoría de los países la renta financiera de las personas está sujeta a impuesto, en muchos casos a tasas marginales correspondientes, como una renta ordinaria más, como un ingreso por su actividad personal o profesional. Y en algunos otros países están sujetos a alícuotas menores dado que es una imposición al ahorro, es decir una alícuota proporcional tal vez más moderada; un poco el caso que tendremos en la Argentina. Entonces desde el punto de vista tributario es lo que ocurre en la mayor parte de los países del mundo. Tiene toda la lógica de la equidad, es decir son rentas como cualquiera que se puedan obtener. El sistema impositivo actual genera de alguna forma un desincentivo a invertir en una empresa en proyectos de economía real si se quiere.

P.: ¿Habrá que pensarlo?

A.E.: Habrá que pensarlo bastante. Una renta de una actividad real, perdurable, sustentable, etc. tiene mucho más atractivo que una renta financiera que parece ser más de corto plazo

P.: ¿Por qué la gravabilidad de los inmuebles al 15%?

A.E.: Ahí también hay un tema que tiene que ver, por un lado, con remover el Impuesto a la Transferencia de Inmuebles que se aplica sobre el valor bruto de la transacción. Si uno vende en un menor o en un mayor valor del de adquisición, no hay distingos y paga de cualquier manera. La idea es ir a un impuesto más sano que tenga que ver con la utilidad que pueda tener la enajenación y es una imposición que también tiene relación con la equidad del sistema, porque es un rendimiento o una utilidad de una inversión como cualquier otra. La mayoría de los países del mundo aplican impuesto sobre este tipo de enajenación.

P.: ¿Así como un impuesto cedular?

A.E.: Existen todas las variables del caso, digamos, en la mayoría de los casos es un impuesto a tasas moderadas, hay un país que lo aplica sobre tasas ordinarias como si fuera una renta más, pero hay un menú de opciones y también un poco el tema de la casa habitación, en muchos casos está alcanzada la utilidad por la venta de la casa habitación.

P.: Ahora, no es el caso argentino....

A.E.: La casa habitación quedó afuera, la vivienda principal que consideramos algo razonable. Pero cuando uno mira y compara con geografías no tan lejanas, Uruguay, por ejemplo, o Chile, ve que hay hasta un tratamiento de limitar lo que se entiende por casa habitación no alcanzada, si vemos un poquito lo que hacen los demás países vemos que no es algo insólito, inédito ni mucho menos.

P.: Vamos a IVA. En el IVA hay dos temas, por un lado la incorporación de la gravabilidad de los servicios digitales prestados desde el exterior, y por otro lado la devolución del IVA por la adquisición de bienes de uso.

A.E.: El tema del recupero de bienes de uso es una medida muy importante para promover las inversiones, a reducir el costo financiero con respecto a las inversiones, especialmente los que son base cero. La idea es que la devolución anticipada del IVA tiene aún mayor impacto para las nuevas inversiones de proyectos o empresas que no realizan operaciones a la fecha, dado que la inmovilización del IVA es mayor toda vez que no generan ventas

Dejá tu comentario