SUBARU IMPREZA 2.0 R: RENOVACION DEPORTIVA

Suplementos

Subaru es una marca japonesa que se ha ganado su prestigio sobre la base de su confiabilidad y de su rendimiento deportivo. Por eso, no es casualidad que al momento de renovar el modelo Impreza (con el cual participa en el campeonato mundial de rally), lo haga teniendo en cuenta su historial de competición.
Junto con Audi, es una de las marcas que más experiencia tienen en el campo de la tracción total, un sistema que en situaciones de caminos con baja adherencia representa una ventaja en seguridad.
Probamos la nueva versión denominada 2.0 R que dispone de un motor con 4 cilindros boxer y 160 CV de potencia máxima. Su antecesor contaba con 125 CV. El comportamiento dinámico es una de las principales cualidades del Impreza. El andar es en todo momento seguro y con gran agilidad.
La velocidad máxima es de 208,7 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 en 9,1 segundos. Los consumos en general son adecuados, pero en ciudad podría gastar un poco menos. Solicita 12,3 litros cada 100 kilómetros.
Los valores de elasticidad también indican que está con prestaciones justas. Por ejemplo, para pasar de 80 a 120 kilómetros con la cuarta marcha, necesita 10,3 segundos. Teniendo en cuenta sus 160 CV, la velocidad máxima y los valores de elasticidad podrían ser mejores.

Gran comportamiento dinámico

Uno de los aspectos más valorados es sin dudas el comportamiento dinámico que ofrece. Aquí, saca diferencias a su favor contra sus competidores, principalmente porque la tracción total acompaña con su eficacia en todo momento. Además, los frenos y la dirección trabajan sin problemas: los primeros logrando buenas distancias de frenada y la dirección con un endurecimiento ideal para el momento de circular rápido.
No importan las condiciones del piso; con este auto, el manejo se hace fácil y seguro. Esta es su principal virtud. Aquí también son importantes el equilibrio de las suspensiones y la fortaleza estructural.
En cuanto al interior, sin dudas la presentación debe mejorarse. No tiene el aspecto de un vehículo que cuesta alrededor de 30.000 dólares. Todo es demasiado simple, y si bien la posición de manejo que se puede obtener es buena, los principales mandos merecen otro tratamiento.
El equipamiento es uno de los puntos para mejorar del modelo. Por ejemplo, le faltan el encendido automático de luces, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, techo corredizo eléctrico y faros de xenón. Todos ítems exigibles en un auto de su calidad.
Además, tiene sólo dos airbags frontales. Ya debería disponer de airbags laterales y de cabeza.
El plus de la tracción total es importante en la seguridad, pero lo es en ciertas condiciones de uso, por lo cual podría incorporar el control de tracción y de estabilidad, aunque es importante repetir que el comportamiento dinámico es una de sus grandes virtudes.
La capacidad del baúl con sus 401 litros es justa si se la compara contra la de sus competidores.
Para los usuarios que valoran tener un automóvil que logra un andar muy seguro sobre cualquier superficie, el nuevo Impreza puede resultar una opción muy interesante.

Dejá tu comentario