Un auto increible

Suplementos

En general, los japoneses suelen tener algunos concept cars muy interesantes que rompen los convencionalismos del automóvil. El más interesante del pasado Salón de Tokio fue el Toyota Pod. En primer lugar, ya sorprende por su diseño exterior por ser idéntico adelante y atrás.
Cuando el dueño se acerca al auto le da la bienvenida con una expresión cálida, se abren las puertas, los asientos se rotan para facilitar el ingreso y ajustan su altura en base a la posición memorizada. Los asientos, también, pueden girar 360 grados para establecer una charla y, por si esto fuera poco, dispone de una cámara de fotos para tener gratos recuerdos de los momentos que se vivieron en su interior.

Un joystick reemplaza a los pedales y el volante para acelerar, frenar y elegir la dirección del auto. Desarrollado junto con la firma Sony, el Pod tiene en el frontal una serie de luces que cambian de color según el estado de ánimo del conductor: happy (alegre), sad (triste), sleepy (con cansancio) y angry (enojado).

Para establecer el estilo de manejo y su estado de ánimo tiene memorizados la manera de conducir de un piloto experto y una persona normal en base a cómo aceleran, frenan y mueven la dirección. Si percibe una conducción peligrosa aparecen en el display central anuncios de peligro. Por ejemplo, si detecta que el conductor está enojado reduce automáticamente la velocidad y aumenta la distancia con el vehículo de adelante. Lo mejor es que no sólo se da cuenta del ánimo del conductor a través de las citadas memorias de manejo sino que aparte el asiento está dotado de sensores que controlan el pulso y la transpiración del que está al volante. Si comprueba que está nervioso coloca una música relajante y enciende el aire acondicionado.

Por otro lado, también es capaz de mostrar algunas emociones dignas de un ser viviente. Cuando se queda sin combustible o se pincha una rueda, se encienden unas luces de color azul y el coche empieza a llorar. Cualquier anormalidad en los frenos, el motor, el combustible y los neumáticos es informada en una pantalla con imágenes tridimensionales dando las instrucciones para solucionar los problemas.

También, por si esto fuera poco, cuando todo está en orden el auto se va deslizando moviendo la antena trasera como lo hace un perro con su cola cuando está contento. El sistema, denominado minipod de Sony es capaz de memorizar la música y los programas de televisión que el conductor y su acompañante ven en su casa para trasladarlos y escucharlos y verlos en el auto.

Toyota no tiene una fecha asignada para la comercialización de un auto con estas características, pero lo importante ha sido mostrar que un automóvil así puede ser posible.

Dejá tu comentario