Economía

Surge polémica por la edad de Kristalina, sucesora de Lagarde

La designación forzará un cambio en las reglas del FMI, que requiere que el director gerente tenga menos de 65 cuando sea nombrado.

Bruselas - Tras una ardua discusión, la Unión Europea ya dio a conocer a su candidata para reemplazar a Christine Lagarde al frente del Fondo Monetario Internacional: la búlgara Kristalina Georgieva. Tras ganarle la pulseada al candidato holandés Jeroen Dijsselbloem, la economista, de 65 años, podría ser la segunda mujer en dirigir el organismo internacional de crédito, en caso de ser designada. Pero, a diferencia de su sucesora, deberá asumir en un contexto en el cual se destacan las preocupaciones por la desaceleración del crecimiento a nivel global y donde persisten (y se acrecientan) las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China (ver pág. 16).

Actualmente, Georgieva se desempeña como directora ejecutiva del Banco Mundial, cargo que ocupa desde enero de 2017, aunque también acumula siete años dentro de la Comisión Europea en su haber. La economista obtuvo el respaldo de la mayoría de los 28 estados de la UE, pero el FMI seguirá aceptando candidatos hasta el 6 de septiembre y espera concluir el proceso el próximo 4 de octubre, considerando que Lagarde asumiría la presidencia del Banco Central Europeo, entidad que conduce actualmente el italiano Mario Draghi, el 1 de noviembre. Luego de que se diera a conocer la decisión de la UE, el Ministerio de Finanzas francés sostuvo que “Georgieva tiene todas las cualidades necesarias, sumado a la experiencia y a la credibilidad internacional para suceder a Christine Lagarde y dirigir el FMI de manera exitosa”.

Georgieva es una política de centroderecha que creció en la Bulgaria comunista, antes de desembarcar en el Banco Mundial y la Comisión Europea. La mayoría de los estados de la UE respaldaron a Georgieva pese a que su candidatura forzará un cambio en las reglas del FMI, que requieren que el director gerente tenga menos de 65 años cuando sea nombrado. La necesidad del cambio podría debilitar al candidato europeo si suficientes estados miembros del FMI se oponen a la reforma. Hasta el día de hoy, el liderazgo del fondo, que tiene su sede en Washington, siempre ha sido de un europeo. Vale recordar que existe un acuerdo implícito a partir del cual los países europeos suelen elegir al director del FMI, mientras que Estados Unidos designa al mandatario del Bando Mundial. Donald Trump ya ha logrado que el economista David Malpass fuera designado como presidente del organismo.

En lo que respecta a la Argentina, lo más probable es que Georgieva sea la encargada de avanzar con una renegociación del acuerdo Stand By entre la Argentina y el organismo internacional de crédito, considerando los compromisos de deuda del país entre 2020 y 2023 (los pagos para este año están cubiertos por los desembolsos del Fondo). Vale recordar que el Gobierno alcanzó el año pasado un acuerdo con el FMI por u$s 56.300 millones, a partir del cual el oficialismo se comprometió a realizar una serie de ajustes para alcanzar la meta de déficit primario cero y, eventualmente, en 2020, para ser más precisos, obtener un saldo positivo entre los ingresos y los gastos corrientes del Estado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario